Jerusalén: dos semanas de estudio para los laicos de la Archidiócesis de Guadalajara (México)

Del 30 de septiembre al 13 de octubre, en el convento de San Salvador en Jerusalén, un grupo de treinta y un laicos procedentes de la archidiócesis de Guadalajara, en México, regresó a la escuela durante una semana de estudios bíblicos a la que siguió una semana de visitas arqueológicas y peregrinación.

“Pensamos que profundizar en la Sagrada Escritura y en el conocimiento de la Madre Iglesia de Jerusalén directamente en Tierra Santa sería una hermosa oportunidad” dice fray Marcelo Cichinelli, Discreto de Tierra Santa y responsable de la formación permanente.   El objetivo del curso era “proporcionar herramientas para comprender el diálogo interreligioso con el judaísmo y el Islam, con el fin de prepararse para hacer una aportación sustancial y diferente a la iglesia local”.
El rico programa de las sesiones tocó diversos temas y ofreció importantes puntos de reflexión y meditación en la rutina diaria.  Dos fueron los ejes sobre los que giró el curso: por un lado la profundización en la Sagrada Escritura, Antiguo y Nuevo Testamento, con el foco en las Iglesias Orientales, tanto católicas como ortodoxas; por otro, ofrecer una visión general sobre Tierra Santa y sus particularidades. También se trataron temas sobre el judaísmo y el Islam con los representantes de estas religiones.  Durante la primera semana, los participantes de Guadalajara tuvieron la posibilidad de celebrar la solemnidad de San Francisco junto a los frailes de la Custodia.  Fue especialmente significativo porque tuvo lugar al final de un periodo de estudio de elementos de la historia de la Custodia de Tierra Santa.

“Es algo que podría hacerse en cualquier lugar pero en Jerusalén adquiere otro significado porque ofrece una mirada a la geografía y la historia bíblica que, tras haberla estudiado, puedes vivir, tocar y celebrar”, continuó fray Marcelo.  Precisamente por este motivo la segunda semana estuvo dedicada a las excursiones bíblicas a lugares que normalmente no son destino de las peregrinaciones ordinarias: la región de Samaria, la ciudad de Hebrón y varias experiencias como visitas a mezquitas, sinagogas e iglesias locales, para ver cómo se traduce concretamente lo que se haestudiado la semana anterior de forma teórica.

“Esta colaboración nació gracias a los frailes de la Custodia de Tierra Santa, que nos apoyaron en todo, y a fray Marcello, que se encargó de la organización de esta semana de estudio”, explica Alejandro Gavaldón Mantilla, referente del grupo y organizador. “Se trata de un programa piloto que queríamos realizar hace ya dos años, para ofrecer una forma diferente de peregrinación para aquellos que ya están familiarizados con los principales lugares de la historia de la salvación. Esperamos que, con el mismo apoyo, también otros grupos tengan pronto la posibilidad de disfrutar de la misma experiencia”.

Giovanni Malaspina