Obras sociales

Los franciscanos en sus ocho siglos de presencia en Tierra Santa y en muchos países de Oriente Medio han dado vida a numerosas obras de carácter social y asistencial. Entre estas está la gestión de institutos para niños, normalmente confiados a otras comunidades religiosas que colaboran con los frailes. Están las casas de reposo y centros médico-asistenciales para ancianos, y también existen actividades ligadas a la Custodia, pero no gestionadas directamente por ella, como el instituto de la sociedad Antoniana de Belén. Muy importante también para los cristianos locales es la Obra de las Casas, que tiene como principal objetivo ayudar a las familias contribuyendo a solucionar el problema fundamental de la vivienda. A través de distintos proyectos de construcción de inmuebles se da alojamiento gratuito a numerosas familias, se ayuda en el pago del alquiler de otras tantas y se restauran las viviendas que se encuentran en condiciones precarias.

En cuanto a la educación, la Custodia ofrece ayudas a través de las Becas de Estudio para la Universidad y distintos programas que pretenden sufragar los gastos completos del año escolar de los niños. Finalmente, los frailes han puesto en marcha distintos talleres y centros para afrontar el problema ocupacional.

La Casa franciscana del Niño de Belén

La Casa franciscana del Niño es una de las muchas instituciones sociales de la Custodia de Tierra Santa que ha celebrado el décimo aniversario de su fundación en 2017. Creada en 2007, como filial del Terra Sancta College, nació para hacerse cargo de niños y adolescentes en situaciones familiares difíciles. Se encuentra en Belén, a pocos metros de la basílica de la Natividad, y ofrece diversas actividades para ayudar a los más pequeños.  Algunos niños incluso duermen en la Casa, mientras que otros asisten desde que salen de la escuela hasta la noche y después vuelven con sus familias. 

Gestión de emergencias

La Custodia de Tierra Santa está junto a la población local en todo momento, especialmente en los momentos de dificultad causados por los conflictos armados o la pobreza.

La Custodia de Tierra Santa, durante el reciente conflicto en Siria, ha permanecido y sigue permaneciendo junto a los fieles y los pobres en las ciudades donde se encuentran sus parroquias. La ayuda se concreta a través de la distribución de paquetes de alimentos, medicinas, intervenciones para apoyar la educación y el desarrollo de los jóvenes, ayuda espiritual y psicológica.

La Custodia ayuda a los desplazados y refugiados en varios países, proporcionándoles ropa, medicinas y alimentos, con atención especial a los menores no acompañados. Desde el comienzo de las guerras que han sacudido a Oriente Medio en los últimos años, Líbano y Jordania, y últimamente Grecia han sido los países que han acogido más refugiados. En este contexto, los frailes ayudan a los enfermos, los niños, los ancianos y las familias más pobres a afrontar sus necesidades primarias.

Todo esto es posible gracias a la ayuda económica de las fundaciones que apoyan a la Custodia como ATS Asociación Pro Terra Sancta y la Fundación Franciscana para Tierra Santa.

JPIC - Comisión Justicia, Paz e Integridad de la Creación

«Laudato si', mi' Signore» – «Alabado seas, mi Señor», cantaba San Francisco de Asís. En este bello cántico nos recordaba que nuestra casa común es también como una hermana con la que compartimos la existencia, y como una hermosa madre que nos acoge entre sus brazos: «Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra, la cual nos sustenta y gobierna, y produce variados frutos con coloridas flores y hierba».

Esta hermana se lamenta por el daño que le provocamos, debido al uso irresponsable y al abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella. Hemos crecido pensando que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla. La violencia que existe en el corazón humano, herido por el pecado, se manifiesta también en los síntomas de enfermedad que advertimos en la tierra, en el agua, en el aire y en los seres vivos. Por eso, entre los pobres más abandonados y maltratados se encuentra nuestra devastada y oprimida tierra, que «gime y sufre dolores de parto» (Rm 8, 22). Olvidamos que nosotros mismos somos tierra (cfr. Gen 2,7). Nuestro propio cuerpo está constituido por los elementos del planeta, su aire es el que da el aliento y su agua nos vivifica y restaura [...].

De la Carta Encíclica Laudato Si’ del Santo Padre Francisco sobre el cuidado de la casa común

Siguiendo los deseos del Pontífice, el Discretorio de la Custodia de Tierra Santa, reunido en Jerusalén el 16 de marzo de 2017, ha constituido la Comisión Justicia, Paz e Integridad de la Creación.

Los proyectos actuales son de tres áreas diferentes: educación para la paz, educación en ecología y difusión de la encíclica Laudato Si'. El trabajo de la comisión se dirige a los frailes de la Custodia, a los religiosos y religiosas, a la sociedad civil, las escuelas y las parroquias de Tierra Santa.

ENLACES ÚTILES: ♦ OFM  ♦ JPIC sul sito dell’Ordine