Navidad y la comunidad judía de Ein Karem

El viernes 20 de diciembre, la Casa Nova de Ein Karem albergó la conferencia anual de Navidad, organizada por la comunidad judía local en colaboración con el convento franciscano de San Juan.

A raíz del entusiasmo del año pasado, en que se trató sobre la Navidad en relación con la fiesta judía de Janucá, el tema de este año fue “la celebración de la Navidad”.  Diversos expertos e investigadores ofrecieron un estudio en profundidad para la comunidad hebrea sobre una de las solemnidades cristianas más importantes, abordándola desde diferentes puntos de vista: artístico, histórico, espiritual y teológico, y no faltaron las referencias científicas.

La reunión comenzó con el saludo del Custodio de Tierra Santa, fray Francesco Patton, que presentó los trabajos. “Hoy nos hemos reunido, cristianos y judíos, con espíritu de amistad y comprensión mutua”, dijo el Custodio, “que el Señor bendiga esta reunión y que esta iniciativa nos ayude a entender cómo podemos compartir y construir juntos, en nombre de nuestras raíces comunes; que la luz de Janucá nos traiga esperanza, verdad y libertad a todos”.

A la introducción siguieron varias intervenciones. Abrió la mañana la historiadora israelí experta en cristianismo Yisca Harani, que habló de las obras de restauración y los últimos descubrimientos en el interior de la basílica de la Natividad.  A continuación, Henri Gourinard, historiador y profesor en el instituto de idiomas y facultad de humanidades POLIS de Jerusalén, expuso su investigación sobre las peregrinaciones, con especial atención a la tradición islámica relacionada con el nacimiento de Jesús.  Le siguió fray Apolinary Szwed, franciscano, responsable de la comunidad de expresión judía del convento de San Pedro apóstol en Jafa, que expuso el significado y la tradición cristiana sobre la Navidad. Alon Orion, representante del consejo local de la comunidad de EinKarem, concluyó el encuentro hablando de San Francisco y el belén.  “Hace tiempo tuvimos una reunión con el Custodio y quince personas del consejo local y todos estuvieron de acuerdo sobre el hecho de que, normalmente, en Ein Karen todos los conventos están rodeados de muros y es lo único que conseguimos ver”.  Aquí, por el contrario, la puerta siempre está abierta, y no estoy hablando solo de la puerta de entrada, sino también de la puerta del corazón: aquí está constantemente abierta, nos sentimos bienvenidos, hemos encontrado amigos importantes”.

Al final de la conferencia, fray Seweryn Lubecki, director del Terra Sant Lodge (Casa Nova) y organizador del encuentro junto con la comunidad local, ofreció una degustación de pasta fresa producida directamente por él, que precedió a la actuación de los jóvenes del instituto de música “Magnificat” de la Custodia de Tierra Santa.

“Sabemos lo difícil que es mantener este tipo de relaciones, por eso incluso los pequeños signos deben ser acogidos, aceptados y tratados con cuidado”, comentó fray Seweryn Lubecki. “Con estos encuentros pretendemos crear una relación de amistad simple, en la que es posible intercambiar ideas a partir de experiencias diferentes. Damos pasos muy pequeños juntos, sin contar el número: estamos muy contentos de que también este año la reunión haya ido bien y trabajamos para conseguir que se cree una tradición”. 

 

Giovanni Malaspina