El Presidente del Estado de Israel, Rivlin, se reúne con los jefes de las Iglesias

Photo by Mark Neyman/GPO on 30 December, 2019
Photo by Mark Neyman/GPO on 30 December, 2019

El  30 de diciembre, el presidente del Estado de Israel, Reuven Rivlin, organizó una reunión con los jefes de las Iglesias de Tierra Santa en su residencia, para saludarles y felicitarles por las celebraciones que acaban de pasar y las que están por venir.

Tras la recepción, los invitados y el Presidente se trasladaron a la sala de conferencias para los discursos.  Tomó la palabra en primer lugar el anfitrión. En su discurso, el presidente Rivlin habló de la belleza de Jerusalén en esta época festiva, durante lacual cristianos y judíos celebran sus respectivas fiestas vinculadas a la celebración de la luz que viene de Dios: Navidad y Januká.  Rivlin destacó la centralidad de los santuarios en los últimos dos años, que fueron visitados por más de 900.000 turistas durante 2018, estimándose un crecimiento notable también para 2019.  Después, recordó el problema del antisemitismo, a 75 años de la liberación del gueto de Auschwitz, y las celebraciones que tendrán lugar en YadVashem.  “Desead la paz a Jerusalén”, dijo citando el salmo 122, 6-7, tras condenar cualquier forma de violencia a causa de la religión, “vivan seguros los que te aman,haya paz dentro de tus muros, seguridad en tus palacios”, deseando que Jerusalén sea un modelo de paz y convivencia entre religiones.  El presidente concluyó su discurso invitando a todos a tomar la iniciativa y ser parte activa de esta convivencia.

Los discursos continuaron, alternados con el canto de villancicos en árabe. “Mi casa es casa de oración, y así la llamarán todos los pueblos(Is 56, 7)". Con esta frase comenzó su discurso AryehMakhloufDeri, Ministro del Interior del Estado de Israel, con la esperanza de que Jerusalén esté cada vez más abierta a las distintas religiones que viven allí.  El rabino Deri continuó su discurso recordando el triste sucesoque ocurrió el 29 de diciembre en la ciudad de Monsey, a 50 km. de Nueva York, durante el séptimo día de Januká, subrayando la importancia de la lucha contra el antisemitismo, muy extendido aún en nuestros días. Para finalizar, el ministro Deri elogió el trabajo de los ciudadanos que  han embellecido y transformado la ciudad de Jerusalén en favor del diálogo y de la solidaridad entre las religiones: “Jerusalén – dijo – es una de las ciudades más bellas del mundo”.

El tercero en tomar la palabra fue Teófilo III, actual Patriarca greco-ortodoxo de Jerusalén, que habló en representación de todos los líderes religiosos cristianos. Teófilo III comenzó expresando su sentimiento de gratitud tanto por el apoyo que las autoridades israelíes ofrecen a las comunidades cristianas como por el trabajo llevado a cabo estos años a favor de la tolerancia religiosa y la promoción del multiculturalismo. El patriarca griego citó como ejemplo el trabajo realizado en colaboración en el lugar del Bautismo, que se convertirá en un oasis de paz y acogida para todos.

La reunión terminó con un villancico en inglés y en árabe, que precedió a los saludos.