Tiberíades

tiberiade

El Evangelio nos dice que mucha gente de Tiberíades, en barca, iba hacia Cafarnaum en busca de Jesús. La tradición cristiana antigua asegura que un grupo judío-cristiano vivía en dicha ciudad. Y otra más tardía concentra en Tiberíades el recuerdo de numerosos episodios evangélicos.

"Vinieron otras barcas de Tiberias cerca del lugar donde habían comido el pan después de que el Señor había dado gracias." Juan 6,23

Tiberíades es la ciudad más importante de las que se asoman al lago de Galilea y tal pudo ser ya en tiempo de Cristo puesto que se había convertido en la residencia del tetrarca Herodes Antipas. Él mismo la habría fundado y dado el nombre de su protector Tiberio César. En el Evangelio de San Juan se mencionan barcas llegadas desde Tiberíades al lugar de la multiplicación de los panes (Jn 6, 23). La crecida importancia de la ciudad se deriva del hecho mismo que el lago sea denominado “Mar de Tiberíades”. Según San Epifanio, el cristianismo se afianzó en Tiberíades de un modo manifiesto en el siglo IV cuando un convertido del judaísmo, el conde José, obtuvo del emperador Constantino el permiso de construir una iglesia en el mismo lugar que ocupó el templo pagano del tiempo de Adriano. Por él sabemos que, en Tiberíades, al igual que en Nazaret y Cafarnaum, existían hebreos que creían en Jesucristo y conservaban y difundían los libros del Nuevo Testamento traducidos al hebreo.
Durante y después del período cruzado, las dificultades para visitar los alrededores del Lago hacen que se concentren en la ciudad muchos recuerdos evangélicos: la curación de un leproso, la casa de la suegra de Pedro, la escena de la pecadora que con sus lágrimas lava los pies de Jesús y los secó con sus cabellos, la curación de la mujer encorvada, el episodio del centurión, el del paralítico descolgado del techo de la casa, y hasta el hecho de la mujer cananea que sabemos muy bien tuvo lugar en la región de Tiro y Sidón, en el Líbano.

tib tib

Una iglesia del período cruzado muy bien conservada, aunque dedicada a otros usos, provocó el interés de los franciscanos a lo largo de los siglos XVI -XVI siendo adquirida definitivamente en el año 1847 y restaurada algunos años después: 1870. Se trata de la actual iglesia dedicada a San Pedro, junto al mismo Lago, en recuerdo del Primado: “Apacienta mis corderos” (Jn 21,16).

1. Iglesia y convento franciscanos. 
2. Gran mezquita. 
3. Monasterio griego-ortodoxo. 
4. Tumba de Moisés Maimónides. 
5. Tumba de Rabbi Aquiva. 
6. Cementerio musulmán. 
7. Ayuntamiento. 
8. Ruinas del castillo cruzado. 
9. Convento “Holy Cross Sisters”. 
10. Torres de la muralla turca.

Minzar Terra Santa 
P.O.B. 2257 
14122 Tiberias 
ISRAEL

Tel.: +972. 4 672.10.59 
Fax: +972. 4 671.59.06

Horario de apertura del santuario
8.00-12.30; 14.30-17.30