Miércoles Santo: Pasión y veneración de la Columna

El Miércoles Santo de la Custodia de Tierra Santa comienza cumpliendo las tradiciones matinales: la mañana empieza con la Misa Solemne en Getsemaní y la lectura de la Pasión de Cristo según Lucas.

Según la tradición preconciliar, en los días previos a la Pascua, durante las misas solemnes se cantan los Evangelios de la Pasión. En Jerusalén esta tradición se mantiene viva en los lugares que conservan el recuerdo de lo que ocurrió hace más de dos mil años.  Celebrada por el vicario custodial, fray DobromirJasztal, la Santa Misa fue un momento intenso que alcanzó su culmen cuando tres diáconos y la asamblea se arrodillaron en la piedra sobre la que Jesús sudó sangre y agua. “También nosotros contemplamos y oramos en el lugar donde Jesús sudó sangre y agua y en el que dijo su sí al Padre”, concluía en su agradecimiento fray Benito José Choque, guardián del convento de Getsemaní,  “para que esta liturgia nos anime a seguir y a amar a nuestro Señor Jesucristo”.

La misa fue seguida de una breve procesión hasta la basílica del Santo Sepulcro, al ritmo de los bastones de loskawas, para la veneración de la Columna de la flagelación.

“Columna nobilis”, así la celebra el himno que marca el comienzo del rito. Dirigidos por el vicario custodial, fray Dobromir, los franciscanos cantaron y rezaron la estación dedicada a la columna durante la procesión diaria al Santo Sepulcro para después acercarse a besar el pórfido rojo, metáfora del amor y del sufrimiento y muerte de Cristo.
La base de la Columna se conserva hoy en la capilla de la Aparición, uno de los lugares propiedad de los franciscanos en la basílica del Santo Sepulcro. La peregrina Egeria ya hablaba sobre ella en su diario, contando como, en la época de su viaje, la veneración de la columna se realizaba el Viernes Santo en el Cenáculo, mientras que en la actualidad siemprese puede visitar en los horarios de apertura de la capilla franciscana.

Giovanni Malaspina