Un día de fiesta para España

Un momento della celebrazione al Santo Sepolcro
Un momento della celebrazione al Santo Sepolcro

El 30 de enero, fecha del cumpleaños del rey de España, Felipe VI, siguiendo la tradición, la Custodia de Tierra Santa celebró una santa misa en su honor en el Santo Sepulcro.

Asistieron el cónsul español en Jerusalén, Rafael Matos González de Careaga y su esposa. La celebración fue presidida por fray Enrique Bermejo que, tras leer el pasaje del Evangelio de los discípulos de Emaús, subrayó que Jerusalén es un lugar en el que recomenzar. "Los discípulos de Emaús reconocieron a Jesús al partir el pan" dijo fray Bermejo, "¿lo hacemos nosotros?". Concluyó con la oración al Espíritu Santo por España para que, guiados por Santiago que se dedicó a difundir el Evangelio en España, pueda seguir siendo una nación fundada sobre los principios del cristianismo y la resurrección de Jesucristo que testimonia el Sepulcro vacío.

Dos son las celebraciones anuales tradicionalmente ligadas a España en Tierra Santa: la primera, con fecha fija, es la de la fiesta nacional de Nuestra Señora del Pilar, el 12 de octubre; la segunda tiene fecha movible y depende del día del cumpleaños del rey de España.

"Es un gran honor estar hoy dentro del Santo Sepulcro", comentó el cónsul; "España siempre ha  apreciado la Custodia y nos sentimos orgullosos de esta tradición: hoy es un día de fiesta". La relación entre el país y la Custodia se ha mantenido durante siglos: son varios los mártires españoles que dieron su vida con valentía en Tierra Santa, el primero fray Manuel Ruiz López, uno de los mártires de Damasco de 1860, beatificado por el papa Pío VI el 10 de octubre de 1926.

Existe un vínculo muy estrecho entre ambas realidades. España, afirmó fray Bermejo, presta desde siempre una atención muy especial, asegurando su apoyo tanto espiritual como material a la Tierra Santa; y el mejor modo de demostrarlo es el gran trabajo de la Obra Pía de los Santos Lugares, que ayuda a diferentes realidades locales y comunidades religiosas españolas.


Giovanni Malaspina