Tres nuevas estrellas en la escuela “Tierra Santa” de chicas de Belén.

Efervescente tarde de domingo (27/02/2006) en el centro de Acción Católica de Belén. Nos apretujamos para entrar al concierto que, aunque no se ha hecho ninguna publicidad, está a rebosar.

Organizado por los profesores de la escuela femenina “Tierra Santa” (que pertenece a la Custodia de Tierra Santa y está gestionada por las Hermanas de San José de la Aparición), para ser precisos se debe decir que no hay sólo un concierto, pues se trataba de un concurso de canto. De hecho, en la ciudad la ocasiones para distraerse no son muchas, y la atmósfera es por lo general triste. Por eso, los profesores se han puesto a funcionar su imaginación para animar a los chavales, más allá de las clases, a que se diviertan, como toda juventud reclama.

La idea en principio era hacer un concurso de canto religioso, pero debido al gran número de candidaturas –más de cien- la cosa se fue complicando. Se decidió entonces hacer una preselección para elegir 16 candidatos, desde la clase decimosexta a la undécima (de hecho a las clases del último año – tawjiyé- se les rogó que no participaran en el concurso para que pudiesen concentrarse en sus amados estudios). Aún así con el número de 16, la elección de los cantos religiosos habría sido muy difícil, y eso sin considerar la dulce presión de los alumnos y la atmósfera alimentada por los programas libaneses Superstar y Star Academy, muy vistos en Oriente Medio.

Así pues, se prefirió, con gran alegría de los alumnos y de sus familias, elegir canciones profanas y de moda actualmente. Así, acompañadas de una orquesta local, las chicas han dado muestra de gran talento. El jurado, compuesto de profesores de música, se ha tomado la cosa en serio. Es preciso decir que los tres primeros premios eran sustanciosos y lo merecían, así, tres de las academias de música de la ciudad han ofrecido a los ganadores un año gratuito de estudio de un instrumento. Pero para el público, independientemente de los premios, lo que contaba era la fiesta y que durante las dos horas que ha durado el concierto, ha llegado al culmen.

Sor Femia, la directora de la escuela, habría preferido cantos religiosos – a pesar de que el proyecto inicial no se ha abandonado-, pero antes las felicitaciones y agradecimientos de las familias y de las chicas, se podría decidir de nuevo para repetirlo el año próximo en el mismo período, elegido por su proximidad a carnaval. De momento, la escuela femenina “Tierra Santa” ha dado al mundo tres nuevas estrellas: “Our Stara”, nuestras estrellas, como rezaba el nombre de concurso.
Y a las superestrellas no les queda otra cosa que hacer que seguir brillando.

MAB