Regalo de la reliquia de la Santa Cuna del Niño Jesús a la Custodia de Tierra Santa

El viernes 29 de noviembre llegará a Jerusalén un fragmento de la preciosa reliquia de la Sagrada Cuna del Niño Jesús donada por el Santo Padre, el papa Francisco, a la Custodia de Tierra Santa.

La reliquia, donada por San Sofronio, patriarca de Jerusalén, al papa Teodoro I (642-649) se conserva actualmente en Roma, en la basílica de Santa María la Mayor. Durante siglos, ha contribuido a marcar la religiosidad de los fieles romanos y aún más: cada día un número enorme de peregrinos procedentes de todo el mundo acceden a la basílica papal liberiana de la ciudad para contemplarla y venerarla.

Varias celebraciones tendrán lugar en Jerusalén para el acontecimiento histórico del 29 de noviembre. Será Su Eminencia Reverendísima monseñor Leopoldo Girelli, nuncio apostólico en Israel y Chipre, delegado apostólico en Jerusalén y Palestina quien las inicie con la celebración de la santa misa prevista a las 9:00 en la capilla dedicada a Nuestra Señora de la Paz, dentro del complejo de Notre Dame. Cuando termine esta primera celebración, los fieles podrán venerar la reliquia.

Por la tarde, a las 17:00, los frailes franciscanos de la Custodia de Tierra Santa se trasladarán a Notre Dame y, tras un momento de oración, la reliquia se llevará en procesión hasta la iglesia de San Salvador, donde seguirá la celebración solemne de las Vísperas de la fiesta de Todos los Santos de la Orden Seráfica, así como el memorial del día en que el papa Honorio III confirmó solemnemente la regla de San Francisco en 1223.

El 30 de noviembre, por la mañana, la reliquia será trasladada a Belén coincidiendo con el comienzo de las celebraciones del tiempo de Adviento, para que los fieles y peregrinos puedan venerar la cuna que acogió los comienzos de nuestra redención en la iglesia franciscana de Santa Catalina, contigua a la basílica de la Natividad.