Primera graduación del Instituto Magnificat y ampliación del Bienio Académico

Jamil Friej, alumno del Instituto Magnificat, ha completado sus estudios en el conservatorio “Arrigo Pedrollo” de Vicenza en Canto del Renacimiento y Barroco con la profesora GiulianaMettini, vicedirectora del Instituto

Originario de la ciudad vieja de Jerusalén, Jamil Friej, de 27 años, es el primer alumno que ha completado sus estudios en el Instituto Magnificat. Tras obtener el diploma en piano y solfeo, Jamil fue contratadopor la secretaría del Magnificatcomo Coordinador de Proyectos y Márketing y es responsable de las relaciones con el PPAN (PalestinianPerforming Art Network – Red Palestinade Artes Escénicas).Después de completar sus exámenes de armonía y composición, comenzó a enseñar a los niños de la escuela los primeros cursos de solfeo, y entró a formar parte del cuerpo docente del Instituto Magnificat. El 19 de marzo, tras el examen final que consistió en un concierto de 50 minutos de su repertorio, acompañado por Lucia D’Anna (violonchelo) y NettaLadar (clavicémbalo), obtuvo el Bachillerato.

El Instituto Magnificat de Jerusalén es una escuela de música fundada por fray Armando Pierucci en el corazón de la ciudad vieja de Jerusalén en 1995.  Única en su género, promueve el estudio de la música ofreciendo preparación profesional pero, sobre todo, se trata de un lugar de diálogo y de educación para la convivencia pacífica, en el que estudian juntos niños y jóvenes musulmanes, cristianos y judíos, unidos por su pasión por la música.  La escuela acoge en la actualidad a más de 200 jóvenes alumnos y unos 18 profesores, con éxito creciente. En el Magnificat se enseña piano, violín, viola, violonchelo, órgano, canto, guitarra, composición, flauta, percusión, música coral, solfeo e historia de la música.

La colaboración con el conservatorio “Arrigo Pedrollo” de Vicenza nació en 2003 con un acuerdo entre ambos institutos que consiste en  apoyar la organización didáctica.  El Magnificat ha utilizado desde entonces el conservatorio de Vicenza como modelo didáctico y no solo eso: el acuerdo abrió a sus estudiantes la posibilidad de participar en las clases magistrales italianas, así como en los talleres y conciertos en colaboración con el conservatorio.  Esta relación permitió al Magnificat convertirse en un instituto acreditado para obtener el título de piano y órgano. En 2014 se añadió un adenda al acuerdo anterior que hizo posible el acceso a los títulos de todos los instrumentos que se imparten en el conservatorio de Vicenza. En los últimos años se ha alcanzado un nuevo y valioso resultado con el logro del título de bachillerato del que Jamil es abanderado. 
Desde el 19 de febrero de 2019, además del título, se reconoce oficialmente al Magnificat la posibilidad de seguir ayudando a los alumnos garantizándoles la continuación de sus estudios con el Bienio Académico, el equivalente a una especialización.

Este es un gran objetivo para el Magnificat, que le confirma como un instituto de gran valor. “Ahora empezamos a trabajar en un reto aún mayor” declaraba su director, fray Alberto Pari, “nos gustaría un mayor intercambio entre los estudiantes italianos y los jerosolimitanos, para hacer posible una experiencia musical diferente y fomentar una carrera en la música”.

Giovanni Malaspina