Fallece en Jerusalén el biblista Frédéric Manns

El miércoles 22 de diciembre nos dejó fray Frédéric Manns, biblista franciscano, especialista en exégesis del Nuevo Testamento y eminente erudito de las raíces judías del Nuevo Testamento. Tenía 79 años.

En la madrugada del miércoles 22 de diciembre falleció en Jerusalén el franciscano Frédéric Manns, biblista y especialista en exégesis del Nuevo Testamento. Su cuerpo sin vida fue encontrado por la mañana en su habitación del convento de la Flagelación donde residía. El día anterior estaba planificando una peregrinación virtual online, que debía dirigir y grabar el próximo enero.  

El padre Manns se disponía a celebrar sus cincuenta años en Jerusalén. Décadas durante las que enseñó en el Studium Biblicum Franciscanum (SBF), la facultad de Ciencias Bíblicas y Arqueología de la Universidad Pontificia Antonianum de Roma.

Decano del SBF de 1996 a 2001, y profesor emérito desde 2012, fray Manns continuó trabajando, escribiendo y acompañando a los estudiantes en emocionantes excursiones al campo.

Nacido en 1942 en Windhorst, en Croacia, fue en Francia donde el padre Frédéric Manns emprendió el camino de la consagración, empezando su itinerario formativo en el seminario diocesano de Metz. Al finalizar sus estudios secundarios, ingresó en los franciscanos. Tras el noviciado y los años de Filosofía, sus estudios fueron interrumpidos por dos años de servicio militar que lo llevaron a Togo. Cumplidas sus obligaciones militares, fue aceptado en el convento de Orsay, cercano a París, para estudiar Teología. Después de su ordenación presbiteral en 1969, el joven Frédéric fue enviado a Roma para profundizar en los estudios bíblicos.  Destinado a Jerusalén para un semestre, terminó quedándose allí durante medio siglo.

El padre Manns era un verdadero enamorado de la Biblia, que no se cansaba nunca de leer, estudiar, hacer elocuente y enseñar.  Acompañó a mucha gente En su lectura, incluso con la predicación en retiros espirituales.  Durante muchos años fue también un prolífico autor de libros y ensayos, así como un generoso colaborador de las revistas franciscanas de la Custodia de Tierra Santa y de su editorial en Italia.

«Debemos volver a la palabra de Dios», no se cansaba de repetir. «No encadenemos la Palabra de Dios»… «Ignorar las Escrituras es ignorar a Cristo», le encantaba repetir, parafraseando a San Jerónimo.

Para leer y estudiar mejor los textos bíblicos, había aprendido todas las lenguas necesarias: hebreo, sirio, arameo y griego.  Leía los comentarios de los Padres de la Iglesia y se especializó en la lectura judía del Antiguo y el Nuevo Testamento. «Porque ahí están nuestras raíces», insistía.

«Subrayo las raíces judías de la Escritura – decía en 2020 a Radio María – porque la Palabra cobró vida en una tierra, en un pueblo. Al vivir en Jerusalén, tenemos la suerte de ver que el pueblo de Israel está vivo, tiene sus fiestas y tradiciones. Fiestas y tradiciones que vuelven también en el Nuevo Testamento. Recuerda: Jesús es judío y María es judía, al igual que los apóstoles que se expresan en términos judíos.  Si queremos un diálogo profundo con Israel, este es el camino a seguir».

El funeral del padre Manns se celebrará mañana jueves 23 de diciembre, en el convento de San Salvador, y el entierro en el cementerio franciscano del Monte Sion inmediatamente después de la misa.

 

(m.a.b)