El presidente Rivlin se reúne con los jefes de las Iglesias de Jerusalén

El lunes 3 de junio de 2019 el presidente del Estado de Israel, Reuven (Ruvi) Rivlin, se reunió con los jefes de las Iglesias de Jerusalén en el convento de San Salvador, sede de la Custodia de Tierra Santa.

Para recibir al presidente Rivlin cantó el cuarteto del Magnificat formado por el director fray Alberto Pari, la vicedirectora, Giuliana Mattini y los estudiantes Eleanora Lué y TareqWahba, acompañados al piano por Maria Spitkovski.  Siguió la introducción del secretario custodial fray David Grenier, que dio la bienvenida a los asistentes recordando la conmemoración de los 800 años de presencia franciscana en Tierra Santa.

El primero en tomar la palabra fue el Custodio de Tierra Santa, fray Francesco Patton que, tras saludar oficialmente a los asistentes, se centró en la importancia de la reunión evocando la imagen de las fiestas  que acaban de pasar para describir la Jerusalén de hoy. Mientras para los cristianos tenían lugar las celebraciones pascuales, para los judíos era el Pesaj, para los drusos EnNabiShu’eib y para los musulmanes comenzaba el Ramadán.  Después, el Custodio expresó su gratitud por la constante protección de la libertad religiosa, destacando en nombre de todos la preocupación por la presencia creciente de líderes religiosos y fuerzas políticas que no favorecen la paz y el diálogo sino que aumentan la división.  Fray Patton concluyó manifestando también preocupación por la situación de los cristianos en el territorio de la cercana Gaza.

En su discurso, el presidente Rivlin subrayó sobre todo la importancia de la próxima fiesta del Shavuot para el pueblo judío, coincidiendo con la fiesta de Pentecostés para los cristianos. “El Estado de Israel, como guardián de la ciudad de Jerusalén, está directamente comprometido en garantizar la libertad religiosa y la seguridad para el correcto desarrollo de las actividades de las comunidades de fieles en Jerusalén y en todo Israel”, afirmó el presidente. “Cristianos, musulmanes y judíos siempretendrán libertad de culto, que el Estado no comprometerá”.  El presidente Rivlin concluyó felicitando por el reciente acuerdo para la restauración del Santo Sepulcro, asegurando su ayuda de todas las formas posibles.


Giovanni Malaspina