El presidente Mattarella visita el Monte Nebo

El presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, en visita oficial a Jordania durante tres días, visitó el sitio y el santuario del Monte Nebo acompañado del Custodio de Tierra Santa, fray Francesco Patton.

La visita del presidente comenzó en el exterior, con la explicación bíblica del Custodio, que señaló la importancia del lugar y la relevancia para Moisés, que vio desde allí la Tierra Prometida pero no llegó a entrar. Se hallaba también presente fray Eugenio Alliata, arqueólogo y profesor del Studium Biblicum Franciscanum, que explicó desde un punto de vista arqueológico la basílica y el monasterio que la rodea, y los mosaicos e inscripciones que representan la historia y el arte del sitio.  A continuación, fue Franco Sciorilli quien tomó la palabra, alumno de fray Michelle Piccirillo, arqueólogo y biblista de la Custodia, y supervisor del equipo de expertos locales que han llevado a cabo la restauración de los mosaicos, que habló de su trabajo en contacto con las obras, el lugar y el equipo jordano.

El Memorial de Moisés en el Monte Nebo es el lugar donde, según la Biblia (Deuteronomio 34), Dios mostró a Moisés la Tierra Prometida y donde murió el profeta venerado por las tres religiones monoteístas.  Del siglo cuarto al noveno, una comunidad de monjes continuó perpetuando en este sitio la memoria de Moisés.  A lo largo del siglo XX los arqueólogos de la Custodia de Tierra Santa desenterraron el antiguo monasterio, la basílica y los mosaicos que contiene.  Las obras empezaron con fray Sylvester Saller para continuar después, a partir de 1963, con fray Virgilio Corbo, con fray Michelle Piccirillo en 1973, y terminaron con la supervisión de fray Eugenio Alliata para la construcción del memorial en 2012, que sacó a la luz varias evidencias arqueológicas que promovieron nuevas hipótesis de investigación arqueológica.

Tras el intercambio de regalos, finalizó la visita: de parte de la Custodia de Tierra Santa, el Presidente recibió un mosaico de Sciorilli que representa a San Francisco y el Sultán, en recuerdo de los 800 años del encuentro entre ambos; el presidente Mattarella, por su parte, regaló un cuadro con la imagen de La Virgen cosiendo, procedente de una decoración de Guido Reni de 1610 que se encuentra en el interior de la capilla de la Anunciación o de la Costura, parte del apartamento privado de Pablo V Borghese.

Giovanni Malaspina

Foto: www.abouna.org