Visita de cortesía del nuevo Arzobispo melquita de Galilea

La visita de Mons. Chacour, Arzobispo Melquita de Galilea, al Custodio de Tierra Santa, el miércoles 15 de marzo: Mons. Elías Chacour vino a presentarse a la fraternidad de la Custodia de Tierra Santa, aunque si en verdad el recién consagrado Arzobispo de la Iglesia Melquita en Galilea no es un desconocido ni para el Custodio, fray Pierbattista Pizzaballa, quien lo recibió, ni para los frailes de la Custodia. Pero aquí es tradición que un nuevo obispo visite a los responsables de las Iglesias locales.

La Custodia no es una iglesia en sí misma, o un rito dentro de la Iglesia católica, pero su presencia multisecular en esta tierra y el mandato de custodiar los Santos Lugares, recibido de los Papas a través de los siglos, hacen de ella una institución muy significativa.
Mons. Chacour, párroco desde hace mucho tiempo en Galilea, ha justamente subrayado, como Obispo, la importancia de la presencia de la Custodia, no sólo por su responsabilidad de conservar y animar litúrgicamente los Santos Lugares, sino por su propio carisma espiritual. “Amamos a los franciscanos, amamos su espiritualidad” declaró el prelado. “Vuestra ayuda material es importante, pero vuestra ayuda espiritual lo es mucho más. Tenemos necesidad de ella para dar un nuevo impulso al espíritu de oración y de pobreza, pues nuestros fieles tienen sed de espiritualidad”.

El Custodio le ha renovado la intención de la Custodia de trabajar a su lado como siempre se ha hecho, desde siglos. “Nosotros esperamos cooperar con vosotros en el servicio a los cristianos de esta tierra, mejorando aún más las relaciones con vuestra Iglesia. Por otra parte tenemos mucho que aprender de vuestra experiencia de vida en medio a los cristianos israelíes”, le ha dicho fray Pierbattista Pizzaballa. Mons. Chacour fue acompañado por una pequeña delegación, entre quienes se encontraban el Rev. Padre Maher, párroco y archimandrita de Maghar, apenas nombrado vicario general, y los párrocos de Yafa, Nazaret y Reneh. Con el Custodio se encontraban: fray Artemio Vítores, vicario custodial, fray Atanasio Macora, responsable del status quo, junto con otros frailes, entre ellos destaca fray Gabriel Baireyr, melquita. A todos ellos Mons. Chacour presento sus respetos. El Custodio y Mons. Chacour antes de despedirse examinaron juntos la situación de tensión que aun se percibe en la comunidad cristiana de Nazaret, después de los recientes disturbios acaecidos en la Basílica de la Anunciación.

MAB