Semana de oración por la unidad de los cristianos en Jerusalén

El sábado 25 de enero comenzó en la capilla del Calvario la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos en Jerusalén.  Esta importante cita anual de las trece confesiones cristianas de Tierra Santa se llevó a cabo, como es habitual, unos días después de la fecha oficial para permitir a los armenios celebrar la Epifanía.
«Nos mostraron hospitalidad  (Hch28, 2)» es el tema de este año, escogido por las Iglesias de Malta y Gozo, en referencia a la acogida del apóstol Pablo y otras personas a bordo de la nave que naufragó en la isla de Malta. El tema de la semana de la unidad quiere, por tanto, poner el acento sobre la importancia de la hospitalidad, haciendo también referencia al encuentro entre las comunidades cristianas de diferentes confesiones y culturas.

Para la primera jornada de la Semana por la Unidad de los cristianos en Jerusalén, los greco-ortodoxos autorizaron la asistencia a su oración de completas, que tiene lugar todos los sábados en el lugar donde Jesucristo fue crucificado.«Nosotros seguimos nuestra tradición, pero esperamos que llegue el día en que seamos Una Iglesia, como en el primer milenio»,comentó el arzobispo greco-ortodoxo de MadabaAristovoulos. 
«Este momento tiene un significado especial para los cristianos de todo el mundo, pero especialmente para nosotros, los cristianos de Jerusalén – afirmó el 26 de enero monseñor SuheilDawani, obispo anglicano de Jerusalén.  Somos el cuerpo de Cristo y cuando una parte del cuerpo sufre o se alegra, todos sufrimos y nos alegramos».  La Iglesia Episcopal Anglicana albergó una celebración en la catedral de San Jorge, que culminó con el momento en que los jefes de las Iglesias encendieron las velas, en señal de paz.

El lunes 27 de enero la oración por la unidad de los cristianos se trasladó a la iglesia armenia de San Jacobo.  El padre KoryounBaghdasaryan habló  sobre el papel de la Iglesia armenia en los primeros siglos y del ejemplo de San Gregorio. 
El día siguiente fueron los luteranos los que albergaron la oración en su iglesia del Redentor, cerca del Santo Sepulcro. Monseñor RainerStuhulmann se centró en la figura de los Reyes Magos, procedentes de varias partes del mundo y testigos de la Epifanía, y del Niño Jesús, portador de paz.
En la iglesia del Patriarcado Latino de Jerusalén, el 29 de enero, monseñor PierbattistaPizzaballa quiso realizar un gesto con significado simbólico: partió el pan y lo distribuyó como signo de hermandad y caridad entre los jefes de las Iglesias y los asistentes.  «En el pasado, la Iglesia de Jerusalén sufrió el resultado de las divisiones entre las iglesias – dijo el administrador apostólico del Patriarcado Latino –. Quién sabe si en el futuro será posible que precisamente desde aquí, de nuestra iglesia, pueda surgir una renovación verdadera de las relaciones entre nosotros».

El 30 de enero es el día de la oración en el Cenáculo, lugar donde se permiten celebraciones oficiales solo unas pocas veces al año. Dirigieron la oración los monjes benedictinos de la basílica de la Dormición de María.
La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos continúa el 31 de enero en la iglesia de San Marcos, con la liturgia de los sirios ortodoxos. El día siguiente será el turno de los etíopes, que dirigirán la oración en la iglesia etíope ortodoxa de Jerusalén.
La clausura de la semana correrá a cargo de la comunidad más numerosa de Tierra Santa: los melquitas.  La cita es, por tanto, el 2 de febrero en la iglesia greco-católica de la Anunciación en la Ciudad Vieja, para rogar una vez más por la paz y la unidad de los cristianos de Tierra Santa y del mundo entero.

Beatrice Guarrera