San Antonio: patrón de la Custodia de Tierra Santa

El jueves 13 de junio, en la iglesia de San Salvador de Jerusalén, se celebró la solemnidad de San Antonio de Padua, patrón de la Custodia de Tierra Santa.

San Antonio es una figura recurrente en la devoción de la Iglesia Universal, especialmente en los países donde los franciscanos de Tierra Santaestán presentes.  Gracias a esta devoción popular ininterrumpida, el 28 de julio de 1929, San Antonio fue nombrado oficialmente patrón y protector de la Custodia de Tierra Santa.
El vicario custodial, fray DobromirJazstal,fue quien recordó en primer lugar la importancia de esta figura dentro de la Custodia, durante la celebración de las primeras Vísperas del miércoles 12 de junio, que él presidió.  El vicario destacó las antiguas raíces de la devoción custodial a San Antonio, especialmente vinculada a dos acontecimientos. 

El primero se remonta al conflicto anglo-turco de 1917, durante el cual el gobernador GiamalPascià decidió encarcelar a los franciscanos, dejando abandonados los santos lugares.  En esta situación concreta, los franciscanos rezaron con fervor al santo, atendiendo a la petición de fray Eutimio Castellani, presidente custodial (que sustituía al Custodio, ausente en ese periodo).  Las crónicas de la Custodia atestiguan que la mañana del tercer día el Patriarca latino del templo se dirigió al gobernador Pascià para pedirle gracia para su auxiliar, gravemente enfermo, pero, para su sorpresa, la obtuvo también para los sacerdotes y religiosos franciscanos italianos.

El segundo acontecimiento se sitúa en noviembre de 1917 cuando los franciscanos nuevamentecorrieron el riesgo de ser encarcelados pero, tras invocar al santo, recibieron un telegrama de Constantinopla que les legitimaba para permanecer en Tierra Santa. Inmediatamente después de la Primera Guerra Mundial, a propuesta de fray Castellani y bajo la responsabilidad de Custodio de entonces, fray FerdinandoDiotallevi, el papa Benedicto XV confirma y declara a San Antonio de Padua patrón de la Custodia, de forma que desde 1929 esta fiesta se convierte en solemnidad en toda la Custodia de Tierra Santa.

La celebración eucarística solemne que tuvo lugar el día de la festividad, jueves 13 de junio, fue celebrada por el Custodio de Tierra Santa, fray Francesco Patton, y contó con numerosa asistencia.  Fray Patton, durante la homilía, destacó la capacidad del santo para influir en todos aquellos que conoció a lo largo de su camino: los sencillos que encontraba en las plazas, el clero y los prelados, pero también el papa Gregorio IX, que quedó impresionado de su conversación con el santo.  El santo taumaturgo, afirmó el Custodio, “vive el Evangelio, anuncia el Evangelio, nos invita a basar nuestra propia vida en el Evangelio y, a pesar de que tuvo una vida corta, sigue siendo un ejemplo  para que nosotros acojamos el Evangelio”.

Por último, como cada año, la Custodia de Tierra Santa se encomendó a San Antonio para que la guarde y la proteja.

Giovanni Malaspina