Roma: Jornada para las Asociaciones de Tierra Santa

El sábado 26 de octubre, en el auditorio de la Universidad Pontificia Antonianum de Roma, se celebró la XII Jornada para las Asociaciones de Tierra Santa, el encuentro anual de las asociaciones de voluntariado que apoyan proyectos en Tierra Santa, que reunió a más de un centenar de voluntarios de toda Italia.  El tema de la jornada de este año fue “Acogida y fe” desde la perspectiva del octavo centenario del viaje de San Francisco de Asís a Oriente. Cuando Francisco fue a visitar a al-Malik al-Kamil al campamento que, para los cruzados, era enemigo, entre el santo y el sultán ayubitase produjo un momento excepcional de acogida mutua que desembocó en diálogo. Fe y acogida son dimensiones que tocan la existencia diaria de los que hoy viven en los Santos Lugares y de quienes los llevan en el corazón incluso en la distancia.

El programa cultural de la jornada, presentada por Giuseppe Caffulli, director de la revista Tierra Santa, era denso y de un alto nivel cultural.  Fray Giuseppe Buffon, profesor de Historia de la Iglesia y decano de la facultad de Teología de la Universidad Pontificia Antonianumdió una charla titulada “Francisco, un nuevo loco en el mundo”.  Autor de un ensayo sobre el encuentro de Damieta de 1219 (Francisco, el huésped loco), el padre Buffon reflexionó sobre esta “locura” de Francisco que todavía nos preocupa a los contemporáneos: el deseo de atravesar, desarmado, las líneas enemigas y pedir hospitalidad, sin lograr ni una conversión ni el martirio. En su análisis presentó la antropología del huésped dispuesto a dejarse transformar por la acogida ajena.

Desde el punto de vista artístico e iconográfico, la reflexión corrió a cargo de Rosa Giorgi, historiadora del arte y directora del Museo de los Capuchinos de Milán, que habló de “Francisco y el sultán en el arte”. A través de los siglos, ese encuentro ha sido interpretado de diversas maneras y su lectura en imágenes también habla de nosotros.

La tarde comenzó con un momento de intercambio entre las asociaciones participantes.  A través de una docena de intervenciones, se compartieron experiencias, ideas, propuestas y solicitudes para mejorar el servicio en Tierra Santa.

Luego, desde Líbano, aportó su testimonio Caterina Ferrua, voluntaria de Operación Paloma en Tel Abbas, donde está comprometida en ayudar a refugiados sirios, en su mayoría musulmanes. Operación Paloma forma parte de la Comunidad Juan XXIII y vive una experiencia de vida “con” los sirios en Líbano, casi todos en situación irregular, promoviendo proyectos de corredores humanitarios y ayudando de forma concreta a todos, especialmente a los que se han sacrificado en nombre de la no violencia.  

Algunos de los comisarios de Tierra Santa contaron historias concretas de acción solidaria: fray Sergio Galdi, comisario general de Nápoles y de Italia meridional narró la experiencia de ayuda a los refugiados de Oriente Medio en Rodas, promovida por todos los comisarios de lengua italiana, y que ha apoyado el trabajo de los franciscanos en las islas del Egeo en las etapas más difíciles del éxodo hacia Europa de muchos sirios, y no solo entonces. Fray Francesco Ielpo, comisario del norte de Italia, destacó como – al visitar Operación Paloma en Líbano – encontró en esa experiencia de vida compartida el verdadero carisma franciscano.  “Entendí que la obra más grande que realiza la Custodia – dijo fray Ielpo – es la presencia”.  Hablando de la solidaridad con los sirios, recordó a los frailes que optaron por quedarse cerca de su gente en el Valle de Oronte, donde la guerra aún no ha terminado.

El padre Custodio, fray Francesco Patton, concluyó el trabajo dando las gracias a todos los voluntarios, importantes para la vida de la Custodia.  Recorrió los hitos de un año especial, en el octavo centenario de la peregrinación de Francisco a los Santos Lugares.  Un año en que se han multiplicado las oportunidades de diálogo y profundización en el conocimiento.  También los musulmanes, como recordó el Custodio, han podido redescubrir la figura de al-Malik al-Kamil, además de conocer mejor a Francisco. Al revisar los elementos sobresalientes de algunas experiencias de diálogo, como la de judíos y frailes en EinKarem, o la que se existe entre los frailes y el muftí de Alepo, invitó a todos a proponer la esperanza en el diálogo y el encuentro.  Incluso con la “locura” de Francisco de Asís que, con su aparente ingenuidad,sembró las semillas de una presencia que se ha mantenido hasta la actualidad.  Desmontó el esquema homo homini lupus para transformarlo en un evangélico homo hominifrater.

Finalmente, el Custodio presidió la celebración de la Eucaristía por Tierra Santa en la delegación de Tierra Santa. Con tal ocasión bendijo el altar de la capilla de la delegación, que ha sido renovada totalmente en los últimos meses.