Reunión con los Comisarios de Tierra Santa de América Latina

La Santa Sede confía, en el 1342, a los franciscanos la Custodia de Tierra Santa, considerando que los hijos de San Francisco son un don de la Providencia a la Iglesia, ya que su carisma, con el mensaje de paz y bien, es el más apropiado para interpretar de un modo “genuinamente evangélico” el deseo de todos los cristianos de “custodiar los lugares donde están nuestras raíces cristianas”, según palabras de Juan Pablo II. Convencida del servicio eclesial de los franciscanos, la Iglesia no deja de apoyarlos tanto a nivel religioso como a nivel económico, social y político. Fruto concreto de este apoyo es la creación, por el Papa Martín V, de los “procuradores” o “comisarios de Tierra Santa”, figura que según afirma Pablo VI en la Exhortación Apostólica “Nobis in animo” (sobre las necesidades de la Iglesia en Tierra Santa) del 1974, sigue siendo “aún hoy muy válida y funcional”.

La Orden Franciscana, en sus Constituciones y en sus Estatutos, regula la figura de los Comisarios de Tierra Santa, de los hermanos que están al servicio de esa misión franciscana que es definida como “la perla de las misiones” de la Orden. Las Comisarías de Tierra Santa son una especie de representaciones oficiales de la Custodia presentes en numerosos países. Actualmente esta red de apoyo a la Custodia está constituida por 69 Comisarías de Tierra Santa y 10 Vice-Comisarías repartidas por todo el mundo.

Gracias a la organización internacional de la Custodia (hay siempre frailes de todas las naciones), al apoyo constante de la Orden por medio de los comisarios pertenecientes a las Provincias de todo el mundo, y sobre todo al amor de San Francisco y de sus hijos hacia Tierra Santa, la Custodia ha podido sobrevivir, ya que los comisarios procuran los medios para mantener a cuantos realizan el propio servicio a favor de la Custodia; además sólo así ha sido posible tutelar los Santos Lugares y realizar la acción misionera y las obras socio-pastorales de la Custodia. Pero la acción de los comisarios no se reduce al aspecto económico. Tienen sobre todo la misión de sensibilizar a todo el mundo cristiano para que se mantenga el interés y la atención hacia Tierra Santa, sobre todo a través de la organización de las peregrinaciones cristianas. Bajo este aspecto su misión es esencialmente apostólico-pastoral. Los comisarios son el lazo de unión entre los cristianos de todo el mundo y la Custodia de Tierra Santa en su misión de conservar los Santos Lugares y a los cristianos que viven en la Tierra del Señor.

Para reflexionar sobre la figura del Comisario de Tierra Santa en el siglo XXI, teniendo en cuenta el camino emprendido por la Orden Franciscana en estos últimos años y en el contexto más amplio del VIIIº Centenario de la función de la Orden, tendrá lugar en Jerusalén, del 19 al 25 de noviembre de 2006, el Congreso Internacional de Comisarios de Tierra Santa. Es un acontecimiento de primera magnitud para Tierra Santa.

Para comenzar a prepararlo el P. Artemio Vítores, Vicario Custodial, se ha reunido en Caracas, en el convento franciscano de Cristo Rey, del 1 al 5 de febrero, con un grupo de comisarios de Tierra Santa de la América Latina. Estaban presentes los comisarios de Argentina, P. Gonzalo Zervino, Ecuador, P. Néstor Bustos, Bolivia, Fr. Félix Apaza (Vice.comisario), Perú, P. Lucas Hernando, Venezuela, P. Alexander Pinto, Colombia, P. Augusto Duque ,dos de los cuatro comisarios de México (los de las Provincias de Jalisco, P. Maximiliano M. Muñoz, y de Michoacán, P. Elifaleth J. Jiménez), además del comisario de Tierra Santa de la provincia de Madrid, España, P. Emérito Merino, como representante de los comisarios españoles. Por diversas circunstancias no han podido asistir otros comisarios, lo cual hubiera enriquecido aún más la reunión. En este encuentro, después de una larga presentación de la situación de la Custodia, de su misión, de sus proyectos, etc., hecha por el P. Artemio, se han analizado algunos de los temas propuestos para el Congreso de noviembre: la figura del comisario, su relación con la orden, los obispos, con la Custodia; la misión pastoral y propagandista del comisario, y otros temas de gran interés. El encuentro ha sido muy positivo para todos.

El P. Artemio ha aprovechado su estancia en América Latina para ilustrar la misión de la Custodia a un grupo muy numeroso de jóvenes franciscanos colombianos y para hablar de las necesidades de Tierra Santa a través de una televisión colombiana. ¡Es increíble el amor hacia Tierra Santa y el deseo de peregrinar a los Santos Lugares presente en los cristianos de esa parte del mundo! Y son abundantes también las huellas de Tierra Santa en esos países. Dos botones de muestra: la imagen del Niño Jesús que había estado en la Basílica de la Natividad de Belén durante 20 años y que, desde el 1620, se encuentra en la iglesia de San Francisco de Caracas; las primeras monedas acuñadas en Bogotá hacia el 1600 que tienen en una cara la cruz de Tierra Santa. Recorriendo estos países uno se da cuenta de la labor inmensa de los franciscanos de Tierra Santa a lo largo de la historia.