“Peregrinos especiales”

El ligero tintineo de sus bastones resuena por las piedras pisadas por millones de peregrinos, pero para ellos se abre alguna puerta más. Como la del huerto de Getsemaní... Para poder tocar, medir los olivos seculares del jardín donde Jesús fue traicionado y arrestado.

MARCO SERRANTI

Peregrino

“Poder entrar en el lugar donde Jesús inició su Pasión es una hermosa emoción.” Marco, de 29 años, graduado y trabajando en banca, está en Jerusalén con 11 chicos más, ciegos, como él. Es la tercera vez que van al extranjero todos juntos, acompañados por sus instructores, pero este viaje tiene algo realmente especial.

ALICE LANZI

Peregrina

“La Natividad, tocar el lugar donde Jesús nació ha sido una experiencia conmovedora.” Una semana siguiendo los pasos de Jesús, a través del encuentro con aquellos que habita la tierra donde nació.

GIOVANNI VITIELLO

Instructor orientación movilidad

“Todas las puertas abiertas, de par en par. Por parte de todos, y no era necesario tocar, ha sido algo natural.

” ANDREA CRISERA’

Peregrino

“Lo que me ha impresionado ha sido la multietnicidad de este lugar, que muchas veces es descrito como un lugar de guerra, peligroso; después vienes aquí y ves cómo las personas tratan de convivir.”

En la escuela de la Custodia de Tierra Santa de Beit Hanina, en Jerusalén Este, hay 45 chicos ciegos para acoger a sus amigos italianos.

AURORA BORGOLOTTO

Peregrino

“Me han permitido, humanamente, amar emociones y sensaciones que enriquecen mi persona y abren mi mente y mi cultura.”