Peregrinación anual a la iglesia de Santa Ana

El 8 de septiembre, fiesta de la Natividad de la Beata Virgen María, se celebró la acostumbrada peregrinación de los franciscanos a la Iglesia de Santa Ana en Jerusalén, para conmemorar a la Madre de Dios en el lugar tradicional de su nacimiento.

La Misa, en francés, fue presidida por el P. Paul Silvestre OFM y concelebrada por diversos sacerdotes, entre los cuales, los Padres Blancos a cuyo cargo está el santuario.
Según costumbre estaba presente el Cónsul General de Francia con su señora.

Al terminar la celebración los Padres Blancos ofrecieron un refresco a los fieles y religiosos, sobre todo hermanas, de las diversas congregaciones presentes en Tierra Santa.