Misa de acción de gracias por el sexto centenario de la creación de los Comisarios de Tierra Santa

Las campanas de la Basílica de la Resurrección resuenan en Jerusalén invitando a todos a una jornada de oración por Tierra Santa. La celebración que tuvo lugar en el edículo del Santo Sepulcro estuvo llena de significado.

Además de Fr. Francesco Patton, custodio de Tierra Santa, estaban presentes los frailes del Discretorio y Mons. Leopoldo Girelli, delegado apostólico para Jerusalén, congregados para dar gracias al Señor por el sexto centenario de la institución de los Comisariados de Tierra Santa, que fue el 14 de febrero de 1421 por obra del papa Martín V con la Bula “His quae pro ecclesiasticarum”.

En palabras de Fr. Francesco Patton, la gratitud por el servicio de los Comisarios se extiende también a los diferentes pontífices que siempre han animado la misión desde los tiempos de San Francisco. También hoy gracias al papa Francisco y al cardenal Sandri, prefecto para la Congregación de las Iglesias Orientales.

“Este lugar es el primero que se nos confió: Pero nuestra presencia como custodios es también la presencia de quien vive y alimenta el testimonio original y fundamental de toda la Iglesia, que es el anuncio de que “Jesús, el Crucificado, ha resucitado como había predicho”. Queremos, en esta ocasión, rezar con fe —continuó el custodio— por todos los benefactores y fieles que en todas partes del mundo son sensibles a las necesidades de Tierra Santa. Rezamos también por el fin de la pandemia”.

Al término de la celebración, Fr. Marcelo Cichinelli, responsable de la Oficina de Coordinación de los Comisariados de Tierra Santa, leyó el texto del mensaje del cardenal Sandri. A los presentes se les mostró la Bula del papa Martín V “His quae pro ecclesiasticarum".

Mons. Girelli leyó la carta manuscrita enviada por el papa Francisco al custodio: “Tras todos estos siglos la misión de los Comisariados sigue siendo actual: Ayudar, promover, valorar la misión de la Custodia de Tierra Santa haciendo posible una red de relaciones eclesiales, espirituales y caritativas que tienen como punto central la tierra donde Jesús vivió. Apoyo y bendigo este valioso servicio, y deseo que puede ser cada vez más semilla de fraternidad”.

El cardenal Sandri, en su escrito, quiso recordar su presencia, en 2018, en el IV Congreso de Comisarios que tuvo lugar en Jerusalén: “Los Santos Lugares, en virtud del privilegio de ser el escenario de los Misterios Salvíficos han estado siempre entre las preocupaciones de los papas a lo largo de la historia. Vuestro papel está estrechamente ligado a la identidad de todo cristiano, independientemente del lugar de origen o residencia.

Renuevo mi gratitud por vuestro valioso servicio y os animo a continuar sin descanso en la búsqueda del bien. Haceos voz viva del Santo Padre hacia todos aquellos que continúan la obra iniciada por el apóstol Pablo y permiten la realización de la misión confiada por el Señor y confirmada por los sucesores de Pedro al Pobre de Asís y a sus hijos”.


También Fr. Michael Perry, ministro general de Frailes Menores, expresó su reconocimiento hacia la que es considerada la “perla de las misiones franciscanas”.

“Nuestro papel principal en Tierra Santa es proclamar la presencia viva y amorosa de Jesucristo. Es importante subrayar que esta misión ha sido renovada varias veces por diferentes papas, pero incluso más importante es recordar que los lugares tienen siempre algo que decir a toda la humanidad. Animo a todos, hombres y mujeres, que colaboran con los comisarios que sean oasis de oración, de esperanza y de fraternidad.

Fr. MICHAEL PERRY, ofm
Ministro General Frailes Menores
"Doy gracias una vez más a todos los frailes al servicio de los Comisariados y a todos los frailes al servicio de Tierra Santa. Sabed que no estáis solos. Toda la orden está presente y reza con vosotros. Estamos unidos y Cristo está presente. Damos gracias a Dios en este momento difícil por su amor y su presencia en nuestra vida y en nuestro mundo."

Fr. FRANCESCO PATTON, ofm
Custodio de Tierra Santa
"Sin duda desde este Lugar Santo, que es el más importante, el más santo para los cristianos, llega la bendición del Señor, la bendición del mensaje de la Pascua que Cristo Resucitado es más fuerte que nuestro pecado y que a muerte, y Cristo Resucitado es quien nos da esperanza, nos ayuda a mirar adelante y es Él quien nos empuja a convertirnos en testimonio de esta novedad, la única verdadera novedad en la historia, que es la novedad que nos trae Él. "

 

Christian Media Center