Los franciscanos invitan al Presidente de la Autoridad Palestina a la Misa de Navidad

Como es habitual, el P. Pierbattista Pizzaballa, Custodio de Tierra Santa, se ha encontrado, en Ramalah, el 15 de diciembre de 2005, con Mahmoud Abbás, Abou Mazzen, Presidente de la Autoridad Palestina, para invitarlo a la Misa Solemne de Navidad que tendrá lugar en Belén el 24 de diciembre por la noche y a compartir con la fraternidad franciscana la cena de Navidad. Abou Mazzen ha aceptado complacido la invitación.

En el encuentro estaban presentes, por parte Palestina, además de Abou Mazzen, Nabil Shaath, actual Primer Ministro, Nasser Al-Qudweh, Ministro de Asuntos Exteriores e Issa Qassisieh, de la Officina del Presidente; por parte franciscana, además del P. Custodio, estaban el P. Artemio Vítores, Vicario Custodial, y P. Ibrahim Faltas, encargado de la Custodia para las relaciones con la Autoridad Palestina.

El encuentro, que ha durado más de media hora, ha sido muy cordial. El P. Custodio ha presentado brevemente las actividades sociales y educativas de los franciscanos en favor de los palestinos, insistiendo en la importancia de Belén para el mundo cristiano. Ha resaltado los pasos dados por los franciscanos ante las autoridades israelíes para favorecer el paso de los peregrinos y de los demás hacia Belén en vistas sobre todo de la próxima Navidad. Se ha hablado de otros temas de interés común, sobre todo del diálogo entre cristianos y musulmanes, de la falta de casas para los cristianos y de los proyectos actuales de la Custodia, y del problema de la droga en la Ciudad Vieja de Jerusalén y del proyecto que tienen los franciscanos de crear un centro de recuperación de drogadictos en Emaús.

El presidente Abou Mazzen, se ha excusado en primer lugar por el retraso de este encuentro debido a sus actividades en relación con las próxima elecciones, ha recordado después su reciente encuentro con el Papa Benedicto XVI y la cordialidad con la que le ha recibido el Papa, augurando la posibilidad de un próximo viaje del Pontífice a Tierra Santa. Los otros participantes rememoraron diversos momentos importantes de su vida en relación con los cristianos; recordaron en especial el “Terra Sancta College” como un lugar especial de convivencia entre los seguidores de las religiones monoteístas.

Los franciscanos, siguiendo el ejemplo de San Francisco, continúan privilegiando el diálogo y el encuentro con todos, como línea fundamenta de su carisma y de su misión en Tierra Santa.