Las Iglesias de Tierra Santa se reúnen para felicitarse la Navidad

El intercambio de felicitaciones por las fiestas navideñas es, cada año, una oportunidad de encuentro entre los líderes de las Iglesias de Tierra Santa, importante para construir un diálogo fraterno. También lo fue el viernes 27 de diciembre, cuando las distintas delegaciones de las comunidades cristianas ortodoxas fueron al convento de San Salvador de Jerusalén para llevar su felicitación de Navidad.  Durante la jornada, el Custodio de Tierra Santa, fray Francesco Patton, junto a otros franciscanos de la fraternidad, recibió a los greco-ortodoxos, armenios, coptos y sirios, y a una representación del Patriarcado Latino de Jerusalén. Ese mismo día, los frailes fueron a visitar el Patriarcado Melquita.

El patriarca greco-ortodoxo, Teófilo III, en su discurso de felicitación mencionó la colaboración positiva para abordar la segunda fase de la restauración del Santo Sepulcro y reiteró la importancia de mantener el carácter cristiano de Jerusalén: «La vida del mundo depende de mantener Jerusalén como lugar de esperanza para todas las personas de buena voluntad, donde se pueda coexistir en el respeto mutuo». En su respuesta, fray Patton aseguró el apoyo de la Custodia para lograr justicia en el caso del edificio de la Puerta de Jaffa y en otros casos similares. 
El padre Siwan, vicario del patriarca armenio de Jerusalén, destacó la importancia de las visitas recíprocas con motivo de las fiestas, para que Dios ayude a fortalecer cada vez más las relaciones entre los cristianos. «Espero que llegue el día en que mostremos al mundo que la Iglesia de Jerusalén es realmente una sola», respondió el Custodio de Tierra Santa.

Después, representantes del Patriarcado copto y del Patriarcado sirio fueron recibidos juntos en el convento de San Salvador. «Deseo un año nuevo lleno de bendiciones a todos los enfermos, a los que sufren y, sobre todo, a los hermanos de Siria y de Irak», expresó el representante de la comunidad siria.  El Custodio trasladó su deseo de paz a los hermanos de la Iglesia copta y a los que viven en Egipto, y su cercanía a la Iglesia siria, asegurándoles su oración por la paz en Siria. Los franciscanos y los melquitas, durante el encuentro para felicitarse la Navidad, destacaron el significado profundo de la Navidad y la importancia de rezar por la unidad de los cristianos en Tierra Santa.

Por la tarde, los frailes de la Custodia recibieron a los hermanos de la Iglesia etíope. «Más allá del protocolo, estas son reuniones verdaderamente fraternas», afirmó el Custodio.
Después llegó una delegación del Patriarcado Latino para devolver las felicitaciones de Navidad que los franciscanos habían llevado en su visita del 19 de diciembre al Patriarcado. «Que la luz del Señor ilumine a cada uno de vosotros por el valioso servicio que la Iglesia os ha confiado – dijo monseñor Pizzaballa –. Vuestro servicio os permite conocer personas que han venido de todo el mundo a Tierra Santa para encontrarse con Dios quien, al revestirse de nuestra carne, nos revistió de su luz. ¡Feliz Navidad!».

Beatrice Guarrera