Las escuelas franciscanas aseguran la presencia cristiana en Tierra Santa

Uno de los objetivos de los franciscanos de Tierra Santa es el desarrollo del nivel educativo de la comunidad local, y lo llevan adelante a través de los 15 colegios de la Custodia, repartidos en un territorio muy amplio. Más de 11.000 estudiantes acuden a ellos y 1.100 profesores de todas las religiones trabajan allí.

Fr. IBRAHIM FALTAS, ofm
Director de los Colegios de Tierra Santa
"Existe una bella convivencia y un hermoso diálogo ecuménico en nuestras escuelas. Vivimos esta convivencia prácticamente cada día."

El nacimiento de las escuelas franciscanas en Tierra Santa se remonta al siglo XVI. El Terra Sancta School de Belén es el más antiguo de todo Oriente Medio, y se fundó en 1598. Estas escuelas tratan de proporcionar educación a personas de diferentes estratos sociales y económicos.

Fr. ABDEL NASIH FAHIM, ofm
Secretario general de las escuelas cristianas
"Como escuelas franciscanas nos esforzamos en ayudar a los pobres. Nuestras escuelas son consideradas 'populares”.

Las escuelas de Tierra Santa cubren todo el periodo de escolarización, desde la guardería hasta el instituto. La mayor parte de los estudiantes siguen después su carrera educativa en la universidad.

Fr. IBRAHIM FALTAS, ofm
Director de los Colegios de Tierra Santa
"A menudo tenemos estudiantes que entran con tres años y los seguimos hasta que acaban sus estudios universitarios. Ofrecemos además muchas becas."

Los diplomados en las escuelas de Tierra Santa pueden ser considerados pioneros en el renacimiento cultural árabe en Tierra Santa, y sobresalen en todos los sectores del mundo laboral a los que acceden. El Ministerio de Educación considera a estas escuelas, equipadas con los más modernos equipos tecnológicos, de las mejores del país por su excelencia a nivel educativo.

Fr. IBRAHIM FALTAS, ofm
Director de los Colegios de Tierra Santa
"Este es el espíritu de los colegios franciscanos en Tierra Santa. Nuestras escuelas se distinguen en todos los campos y todos desean estudiar con nosotros."

Los frailes franciscanos participan también en la educación musical a través del Instituto Magnificat, que contribuye al crecimiento de los jóvenes estudiantes.

Una atención cariñosa, la franciscana, que no descuida ni siquiera a los estudiantes con necesidades especiales: Son acogidos en las escuelas para que puedan superar sus dificultades, y para poner una sonrisa en sus rostros.

La pandemia del coronavirus no ha conseguido detener la actividad educativa franciscana. A través del aprendizaje a distancia, los profesores han conseguido eliminar las barreras del miedo y, a través de sus competencias, han continuado dando clase a los estudiantes, obteniendo resultados realmente satisfactorios.

Las escuelas franciscanas son fuente de conocimiento, de éxito en el mundo laboral, pero también centros de fe. Y, sobre todo, con su trabajo refuerzan la presencia de las futuras generaciones de piedras vivas en Tierra Santa.

Fr. IBRAHIM FALTAS, ofm
Director de los Colegios de Tierra Santa
"La educación que los franciscanos garantizamos a la comunidad local es el principal incentivo para que los cristianos se queden en Tierra Santa."

 

Christian Media Center