La presencia de los cristianos en Tierra Santa es más necesaria que nunca

Al promover la tradicional colecta del Viernes Santo en todas las diócesis del mundo a favor de Tierra Santa, la Santa Sede asegura que la presencia de los cristianos en los Santos Lugares es más necesaria que nunca, en particular para la paz. Así lo explica el cardenal Ignace Moussa Daoud, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, en la carta que ha enviado a todos los obispos del mundo con ese motivo.


Cuaresma, 2006
CONGREGATIO PRO ECCLESIIS ORIENTALIBUS


Excelencia Reverendísima,

Al inicio de la Cuaresma, esta Congregación, que, por explícito mandato de los Sumos Pontífices, tiene la responsabilidad de sensibilizar y promover todo tipo de iniciativas e intervenciones en favor de los Lugares Santos, se dirige a las Conferencias episcopales, y a los Obispos en singular, para encarecer vivamente la tradicional Colecta “pro Terra Sancta”. Desde siempre los Romanes Pontífices han reservado la máxima solicitud a aquellas comunidades cristianas. Lo demuestra claramente la larga serie de documentos dados en el curso de los siglos. Merecen ser recordadas las innumerables intervenciones del Siervo de Dios Juan Pablo II, relativas a la situación del Medio Oriente, y en especial de Tierra Santa -involucrada en una crisis que registra cada día inauditos sufrimientos-.

La Tierra Santa continua siendo, en efecto, teatro de un conflicto que se prolonga desde hace décadas y que priva a las comunidades y a las instituciones católicas de los medios adecuados para el mantenimiento y la promoción de las actividades religiosas, humanitarias y culturales. Esa dolorosa situación provoca pobreza y paro, con duras consecuencias para las familias y para el conjunto de la población. Y alimenta el preocupante fenómeno del éxodo de los cristianos, sobre todo de los matrimonies jóvenes, que no se encuentran con prospectivas de un futuro seguro y digno. Sin embargo, la presencia de los cristianos en Tierra Santa hoy es mas necesaria que nunca para lograr un futuro pacifico de aquella área y también para el bien de toda la Iglesia universal, que ha de encontrar presentes en los Lugares Santos comunidades vivas que profesan la fe evangélica. El Santo Padre Benedicto XVI, en la Audiencia a los participantes en la Asamblea de la “Reunión de las Obras en Ayuda de las Iglesias Orientales” (”Riunione delle Opere in Aiuto alle Chiese Orientali, R.O.A.C.O.), el 23 de junio de 2005, ha subrayado, en cualquier caso, que “algunos signos positivos, que nos llegan en estos últimos meses, hacen mas fuerte la esperanza de que no tarde en acercarse el día de la reconciliación entre las diversas comunidades presentes en Tierra Santa; y por esto no cesamos de rezar con confianza”. Esta es, pues, la apremiante responsabilidad de la Iglesia universal con respecto a la Iglesia Madre de Jerusalén, “hacia la cual todos los cristianos tienen una deuda que no puede ser olvidada”, según las mismas palabras del Papa. En toda ocasión posible el Santo Padre ha confirmado su afecto y pedido la oración por Jerusalén y por toda la Tierra Santa. En la Audiencia general del miércoles 12 de octubre de 2005, comentando el salmo 121 con los Padres de la Iglesia, para quienes la Jerusalén antigua era signo de la definitiva concordia universal, subrayo la peculiar misión ecuménica e interreligiosa de la Ciudad Santa: “Así crece la Iglesia como una verdadera Jerusalén, un lugar de paz. Pero también queremos rezar por la Ciudad de Jerusalén, para que sea siempre más un lugar de encuentro entre las religiones y los pueblos; para que sea realmente un lugar de paz”. Y en el mensaje Urbi et Orbi de su primera Navidad, invocó al Niño de Belén para que “infunda valentía a los hombres de buena voluntad, que trabajan en Tierra Santa, en Irak, en el Líbano, donde las señales de esperanza, que tampoco faltan, están a la espera de ser confinadas por comportamientos inspirados en la lealtad y la sabiduría”. Se convierte, por tanto, en un deber, para todos los católicos del mundo, el acompañar con la oración y la solidaridad concreta a las comunidades cristianas de aquella Tierra bendita. A usted, a sus directos colaboradores y a todos los sacerdotes, religiosos y fieles que prestan su colaboración para que se realice del mejor modo la Colecta del Viernes Santo, tengo el honor de transmitirles los sentimientos de la mas viva gratitud del Santo Padre Benedicto XVI, junto con mi reconocimiento y el de la Congregación para las Iglesias Orientales. Invoco copiosas bendiciones divinas para usted y la comunidad eclesial que tiene encomendada, y fraternalmente me confirmo, suyo devmo.

+ Ignace Moussa Card. Daoud Patriarca emérito de Antioquia de los Sirios, Prefecto

+ Antonio Maria Veglió Segretario

----------------------------------------------------------------------------------

Custodia de Tierra Santa : breves noticias

Actividad pastoral

La actividad pastoral de los franciscanos se desarrolla en 29 parroquias y en numerosos templos dependientes de las parroquias, iglesias y capillas. A este respecto se debe recordar que la Custodia tiene a su cuidado las tres parroquias mas grandes de toda la Tierra Santa, es decir, Jerusalén, Belén y Nazaret. Los franciscanos, además, tienen una presencia parroquial enraizada también en Siria y el Líbano, tanto en las grandes ciudades como en los pueblos mas pequeños. Atender a las parroquias árabes es, en consecuencia, una de las mas importantes labores de la Custodia de Tierra Santa. Las actividades que se desarrollan en estas comunidades de lengua árabe son sustancialmente iguales a las de cualquier otra parroquia: catequesis, celebración de los sacramentos, acompañamiento de los jóvenes, Orden Franciscano Secular, asociaciones, movimientos, momentos de encuentro y acogida, animación, dirección espiritual, actividades sociales y de apoyo. Las parroquias franciscanas nacieron para asistir a los fieles de rito latino presentes en la región, y durante algunos siglos los frailes franciscanos fueron los únicos pastores de almas para estos fieles. Junto al plurisecular y consolidado cuidado pastoral de los fieles árabe-cristianos de la región, en los últimos años han surgido dos nuevos retos, ante los que la Custodia ha reaccionado invirtiendo nuevas energías. Estamos hablando de los fieles cristianos de lengua hebrea y de los fieles inmigrantes de varias proveniencias. Los miembros de la Qehillah, la comunidad católica de lengua hebrea, son mayoritariamente hebreos convertidos a la fe católica. Conservando sus raíces hebraicas, ven en la Iglesia católica la culminación de su camino espiritual. Además de estos, hay otros fieles que no son hebreos pero que viven en el ambiente israelí y que por consiguiente hablan el hebreo. Para estas personas la Custodia se ha ocupado en abrir, en la ciudad nueva de Jerusalén, una casa dedicada a los Santos Simeón y Ana. En ella se celebra la liturgia en lengua hebrea, hay tiempos de oración y catequesis, actividades con jóvenes, encuentros con familias. La actividad de la comunidad esta orientada al encuentro y al dialogo. También en la ciudad de Jaffa la Custodia trabaja en la misma dirección.

Opción por los pobres

Los peregrinos que van a Tierra Santa se encuentran con los franciscanos casi exclusivamente en los Santuarios, y no siempre se dan cuenta de su presencia en el campo pastoral y, quizá menos aun, de su diligente trabajo en favor de los estratos sociales mas pobres de la población, cristiana y no cristiana. En realidad, también mas alía de la custodia y animación de los Santuarios, el servicio pastoral de los franciscanos es amplio y laborioso. Pongamos solo uno de los ejemplos mas significativos. La Custodia ha instituido y sostiene desde hace varíes siglos la “Obra de las casas y los alquileres”, cuyo fin es ayudar a los mas pobres, contribuyendo a la solución del problema fundamental de la vivienda. En las peculiares circunstancias de la Tierra Santa, esa obra pretende consolidar las comunidades cristianas de los Lugares Santos. La particular situación política creada por el conflicto árabe-israelí ha producido y produce un consistente éxodo de la población local árabe-cristiana. Actualmente la Custodia ofrece, solo en Jerusalén, alrededor de 350 casas, por las cuales los inquilinos pagan una cifra proporcionada a sus ingresos, aunque en todo caso inferior a los alquileres normales. Otras viviendas son tomadas en arriendo por la Custodia y ofrecidas gratuitamente a los pobres. Además los franciscanos han construido diversos apartamentos en Beit-Hanina (Jerusalén) y los han dado a familias cristianas que pagan un tercio del arrendamiento normal. En este mismo frente, los franciscanos están empeñados, con no pocas dificultades, también en Belén y, en Betfagé, en el Monte de los Olivos. En esta dirección la Custodia ha puesto siempre sus esfuerzos no solo en proteger los Santuarios en el sentido físico de la palabra, sino también en preservar “las piedras vivas” de la Tierra Santa, es decir, las comunidades cristianas locales.

Formación de los jóvenes

Como un compromiso abierto a la opción por los pobres y, al mismo tiempo, a la formación cultural de los jóvenes cristianos, es como la Custodia ve las Bolsas de Estudio, concedidas a jóvenes cualificados, de ambos sexos, que quieren proseguir sus estudios superiores en Institutos universitarios. Fiel ha su pasado, en que estuvo dedicada a la actividad pedagógica, la Custodia tiene todavía hoy escuelas y colegios eficientes y apreciados, abiertos a todos los chicos, sin ninguna distinción de religión, nacionalidad o raza. Las diversas condiciones sociopolíticas de la vasta área comprendida por la Custodia determinan una concurrencia diversa de una nación a otra. Las posibilidades de los alumnos son frecuentemente muy modestas: muchos alumnos pertenecen a familias indigentes y son acogidos gratuitamente, también en los cursos posteriores a la escuela obligatoria. Pero, no obstante las dificultades, la Custodia sigue fiel a la opción por los pobres, en sintonía, por lo demás, con lo que ha sido su tradición. Estas escuelas se encuentran en Israel, Palestina, Jordania, Chipre y Líbano. Las numerosas escuelas y los colegios cuentan con alrededor de 10.000 alumnos entre católicos (latinos, griegos, armenios, sirios, coptos, maronitas, caldeos), no católicos y no cristianos. El porcentaje de alumnos cristianos esta en tomo al 60%. La presencia de varias denominaciones de cristianos y de no cristianos hace comprender cuanto espacio y cuanta dedicación esta llamada a ofrecer la Custodia para la actividad de la evangelización y de la “nueva evangelización”. Digna de mención es también la actividad del Institute “Magnificat”: iniciado en 1995 con el objetivo de preparar músicos expertos -instrumentistas y cantores para los Santuarios y las iglesias de Tierra Santa-, de inmediato demostró ser una escuela capaz de formar jóvenes músicos altamente cualificados. Además, este Instituto se ha revelado un medio propicio para el encuentro de personas de diferente proveniencia: entre los estudiantes y profesores, en efecto, hay hebreos, musulmanes y cristianos de todas las confesiones, unidos por la misma pasión por la música y el canto.

Al servicio de los peregrinos

Uno de los campos a los que desde siempre se ha dedicado la Custodia es el de la animación espiritual de los peregrinos de todo el mundo. Muchos religiosos se ocupan en acoger y en servir como guías a los diversos grupos. Además, con el fin de dar una mejor hospitalidad a los peregrinos, la Custodia continua con la tradicional actividad de las “Casas Nuevas”. Se trata de centres de acogida y de reposo presentes en Jerusalén, Belén, Nazaret, Tiberíades y Monte Tabor, que están debidamente modernizadas y se cuida siempre de hacerlas mas acogedoras. La Custodia, en fin, organiza directamente ella misma peregrinaciones desde todo el mundo, asegurando, junto a una mejor organización, una adecuada y cualificada asistencia espiritual. Para peregrinos particularmente interesados en intensas experiencias de oración y momentos de reflexión, el Santuario de la Agonía junto al Huerto de los Olivos brinda la posibilidad de transcurrir un periodo de tiempo en el “Eremitorio de Getsemaní”. Un servicio semejante lo ofrece también el recientemente restaurado Santuario de San Juan Bautista en el desierto cerca de Ain Karem. A este lugar llegan peregrinos no solo cató1icos, sino también ortodoxos, de diversos ritos. Merece ser recordado también que existe una considerable afluencia de visitantes israelíes, sobre todo en los Santuarios de Ain Karem y del Monte Tabor.


Obras realizadas durante el ano 2005 en los Lugares Santos de la Custodia de Tierra Santa

- Jerusalén, Convento Getsemaní. Reparaciones en el jardín de los olivos anejo al santuario. En el convento: nuevo sistema telefónico; reparaciones en el Eremitorio.

- Jerusalén. Dominus Flevit. Reparaciones y ampliaciones en el convento; instalación de un nuevo sistema telefónico.

- Jerusalén, Flagelación. Arreglo general del patio del convento y de las habitaciones; instalación de un nuevo sistema telefónico.

- Ain Karem, Santuario de la Visitación. Reconstrucción del campanario.

- Ain Karem. Santuario San Juan en el Desierto. Reparación de la carretera de acceso y nueva instalación sanitaria.

- Emaús. Obras en el convento y cercado del terreno adyacente.

- Ramle. Obras en el convento, ampliación del cementerio parroquial con setenta nuevos nichos.

- Jaffa, iglesia de San Pedro. Restauración de la fachada de la iglesia y del convento, del techo y del campanario (obras en curso).

- Belén. Gruta de la Leche. Una nueva capilla para los peregrinos, con varias salas para la celebración de las Santas Misas (obras en curso).

- Galilea, Cafarnaún. Restauración de la capilla y varias restauraciones en el convento.

- Galilea. Tiberíades, iglesia de San Pedro. Reparación del techo de la iglesia.

- Galilea. Tabgha. Primado de San Pedro. Intervenciones en el convento: jardín y hospedería

Obras sociales realizadas durante el ano 2005 por la Custodia de Tierra Santa

- Belén. Housing projects. Concluida la sección C del proyecto: doce apartamentos de 130 m2 cada uno. Se ha comenzado la sección D que prevé otros doce apartamentos de las mismas dimensiones.

- Belén. Acción Católica. Iniciados los trabajos de la nueva sede de tres plantas: en la planta baja un aparcamiento, en el primer piso una sala multiusos y en el segundo piso una sala de deportes para 450 personas.

- Belén. Escuela femenina de Tierra Santa. Iniciadas las obras de ampliación del edificio para la creación de un laboratorio. La escuela cuenta con casi mil alumnas.

- Belén. Creación de un centro para las familias con dificultades.

- Beit Sahur. Campo de los Pastores. Esta en curso la reparación del muro del cercado.

- Jerusalén. parroquia de San Salvador. Reestructuración de las oficinas parroquiales y del salón para las actividades parroquiales en la ciudad antigua.

- Jerusalén. parroquia. Construcción de una sala para actividades deportivas para los jóvenes en la ciudad antigua y mantenimiento del club deportivo de Beit Hanina. Apoyo a los campamentos de verano en la ciudad antigua y en Beit Hanina, y a las actividades de escultismo.

- Jerusalén. Escuela femenina de Tierra Santa. Nuevo sistema de calefacción y nuevos ordenadores.

- Jerusalén. Enfermería de la Custodia. Renovación de todo el sistema de enfermería para frailes ancianos y enfermos, con la asunción en servicio de jóvenes enfermeros y asistentes.

- Jerusalén. Housing Project

- Betfagé. Iniciada la edificación de 70 nuevos apartamentos en Jerusalén, además de los ya existentes: 87 apartamentos fuera de las murallas y 392 dentro de ellas.

- Ain Karem. Tierra Santa Lodge. Restauración general del edificio de acogida para los peregrinos y grupos de reflexión, y para retires espirituales.

- Jaffa, Escuela Secundaria. Renovación completa de la estructura de la escuela que cuenta con 250 estudiantes.

- Jericó. Reestructuración de las oficinas parroquiales.

- Nazaret. casa de reposo para los ancianos. Modernización de un sector -con ayuda parcial del seguro nacional-, para acoger a otras 40 personas.

- Bolsas de estudio. La Custodia sostiene a 300 estudiantes en las universidades de Oriente Medio. 50 bolsas de estudio se destinan a clérigos que, provenientes de todo el mundo, cursan su especialización en la Facultad de Ciencias Bíblicas y de Arqueología.

-Sostenimiento. Adopción a distancia a través de la “Franciscan Foundation for the Holy Land”. A muchos estudiantes se les exime de las tasas escolares.