La nueva guest house “Dar Mamilla” bendecida por el Custodio

“Dar Mamilla”, la nueva guest house situada en el convento de las hermanas de San Vicente de Paúl en Jerusalén, fue inaugurada oficialmente con la bendición del Custodio de Tierra Santa. El martes 4 de febrero la instalación gestionada por ATS Asociación Pro Terra Sancta, que está funcionando desde hace poco, recibió al Custodio fray Francesco Patton, al vicario custodial fray Dobromir Jasztal y a un pequeño grupo de frailes. Después de una oración de bendición, fueron acompañados a visitar la guest house que se encuentra en los alrededores de Mamilla, a cinco minutos de la Puerta de Jaffa y de la Puerta Nueva de la ciudad vieja de Jerusalén. “Dar” en árabe significa “casa” y eso es lo que la instalación quiere ser para los peregrinos que decidan alojarse allí, por periodos cortos o largos.

La ONG de la Custodia de Tierra Santa en 2018 decidió hacerse cargo de la renovación de algunos locales de las hermanas de San Vicente de Paúl, para construir una pequeña casa de acogida. «El objetivo también es ayudar con nuestras donaciones a las hermanas de la congregación que gestionan una guardería y cuidan a algunos discapacitados, explicó Clara Borio de ATS Asociación Pro Terra Sancta. Las hermanas nos han recibido muy bien y nuestros primeros huéspedes llegaron a mitad de octubre (2019). Estamos empezando a tener más solicitudes, a través del boca a boca y de la web del Christian Information Centre. También estamos preparando una web para esta guest house».

Las habitaciones disponibles en dos plantas son trece, para un máximo de unos veinticinco huéspedes. Además de lo necesario para el desayuno, en la casa tienen a su disposición una cocina y una lavandería. En “Dar Mamilla” se venden también productos relacionados con otros proyectos de ATS Asociación Pro Terra Sancta: piezas de cerámica realizadas por las mujeres de Betania y obras procedentes del Mosaic Centre de Jericó, Sebastya y Belén.

Asistieron también a la bendición de la guest house las hermanas de San Vicente de Paúl, que después quisieron enseñar al Custodio de Tierra Santa los locales del convento en donde trabajan. Su guardería tiene actualmente 230 niños y su centro de acogida atiende a treinta personas con discapacidad. Son solo cuatro hermanas de la congregación las que se encargan de todas las actividades, con la ayuda de unos ochenta empleados. En la actualidad el convento está llevando a cabo también obras de reestructuración para ampliar los espacios destinados a discapacitados y ancianos. Gracias a los ingresos de la guest house “Dar Mamilla”, ATS Asociación Pro Terra Sancta podrá garantizar el apoyo a sus propios proyectos y al valioso trabajo de las hermanas de San Vicente de Paul.

Beatrice Guarrera