La “Nazionale Italiana Cantanti” visita la escuela de Tierra Santa

El 29 de octubre, los niños de la escuela de Tierra Santa de Jerusalén recibieron una visita especial: la de la NazionaleCantanti italiana. Se trata del equipo de fútbol formado por algunos de los más prestigiosos protagonistas de la música italiana, que han decidido comprometer su imagen de artistas y deportistas para apoyar proyectos de solidaridad.
Les recibió en Jerusalén fray Ibrahim Faltas, director de la escuela de la Custodia, junto a los profesores y alumnos reunidos en el patio.  Al entusiasmo de los estudiantes, que recitaron textos y poesías sobre Jerusalén, respondieron con palabras de afecto el presidente de la Nazionale Cantanti, Paolo Belli, el patrocinador del viaje, el empresario Giovanni Acanfora de Givova, y la escritora Elisabetta Dami de la Fundación Geronimo Stilton.  Asistió también a la ceremonia el Custodio de Tierra Santa, fray Francesco Patton, que regaló, en señal de agradecimiento, un icono en nácar de Belén con la representación del encuentro entre San Francisco y el sultán.

La Nazionale Cantanti quería aportar una contribución concreta al proyecto “Niños sin fronteras”, promovidoprecisamente por fray Ibrahim, que utiliza el deporte como instrumento para construir la paz. Gracias a esta iniciativa se pretende educar en el respeto mutuo y la apertura hacia los demás, a través de competiciones deportivas.
“Hoy hemos visitado la escuela de Tierra Santa, que reúne a niños musulmanes y cristianos, y enseña a los niños a estar juntos, integrarse y no odiarse – comentó Briga (nombre artístico del cantante italiano Mattia Bellegrandi) –. Me han impresionado mucho la serenidad y las sonrisas de los niños, y también el momento de la entrega de los móviles antes de entrar en las instalaciones. Los chicos habían preparado para nosotros canciones y poesías, y lasinterpretaron estupendamente en tres idiomas: italiano, inglés y árabe”.

En el campo deportivo de la escuela, la Nazionale Cantanti se prestó a un partido de fútbol amistoso con los jóvenes alumnos.  Luego, en señal del vínculo de solidaridad con la Tierra Santa, se entregaron dibujos procedentes de una escuela de Pompeya (ciudad italiana en la provincia de Nápoles).  La idea fue de la pequeña Vittoria, hija del patrocinador Giovanni Acanfora, que al saber que tenía que ir de viaje a Tierra Santa con sus padres, quiso llevar el cariño de todos los niños de su colegio a través de los dibujos.

El viaje solidario de la asociación de la Nazionale Cantanti también incluía paradas en otras ciudades.  El 28 de octubre los cantantes visitaron el Centro Peres para la Paz de Jaffa y allí entregaron un donativo para el proyecto “SavingChildren”, que hace posible que niños enfermos palestinos sean tratados en hospitales israelíes.
El 30 de octubre, por otro lado, está previsto el momento culminante del viaje: el partido de fútbol en el estadio Al-Qhader de Belén entre la Nazionale Cantanti y un equipo compuesto por artistas palestinos.
El último día de estancia en Tierra Santa, la Nazionale Cantanti visitará otro centro de los franciscanos de la Custodia, la escuela Helen Keller para personas con discapacidad visual de BeitHanina.

Beatrice Guarrera