La lengua polaca llega al Terra Sancta Museum

El 7 de marzo, en el convento de la Flagelación de Jerusalén, en los espacios dedicados al Terra Sancta Museum, se inauguró la versión en polaco de la instalación multimedia. Este objetivo ha sido posible gracias al interés y la contribución de la representación polaca en el lugar, a la Custodia de Tierra Santa y a ATS Pro Terra Sancta, que han atendidola peticiónde muchos peregrinos polacos que visitan cada día los Santos Lugares.  

El Terra Sancta Museum se compone de tres partes: la multimedia, inaugurada en 2016;la arqueológica, cuya primera parte se abrió en junio de 2018, ambas en las instalaciones del convento de la Flagelación; y la parte histórica, que pronto nacerá en el convento de San Salvador.
La sala multimedia, en un entorno lleno de luces, sonidos, narraciones y animaciones digitales, permite realizar en solo 15 minutos un viaje a través del tiempo para descubrir la Ciudad Santa desde laépoca de Jesús hasta nuestros días.  Hasta ahora la instalación, realizada en colaboración con ATS Pro Terra Sancta y la Asociación Alemana Porticus, estaba disponible en 8 idiomas: inglés, italiano, español, portugués, francés, ruso, árabe y hebreo.

La inauguración de la narración en lengua polaca contó con la presencia de una delegación de la representación de la República polaca ante la Autoridad Palestina, encabezada por AleksandraBukowska.  “Esta propuesta llegó hace un año desde la Custodia, a través de la figura de fray DobromirJasztal, y de la dirección del Terra Sancta Museum”, comentó la diplomática polaca, “y, gracias al apoyo del Ministerio de Asuntos Exteriores de Polonia y de ATS Pro Terra Sancta, estamos orgullosos de decir que el resultado es realmente maravilloso”. Los motivos del interés de Polonia en la instalación son dobles: en primer lugar, es una atención hacia la gran cantidad de peregrinos polacos que eligen la Tierra Santa como destino. En segundo lugar, reafirma el vínculo de la nación con la Vía Dolorosa: en los años 1947-48, gracias a la generosidad de algunos soldados polacos de servicio en Jerusalén, en la tercera estación se restauró una capilla del siglo XIX que aún conserva su recuerdo.

“El objetivo es ofrecer a un número cada vez mayor de peregrinos la oportunidad de visitar este lugar” declaró fray DobromirJasztal, vicario custodial, que recibió a la delegación polaca y a los invitados, “para que puedan tener información útil para recorrer la Vía Dolorosa”.  Este nuevo resultado va acompañado de una importanteinnovación técnica, como subraya el director del Terra Sancta Museum, fray Eugenio Alliata: “ahora somos capaces de añadir nuevos idiomas de forma más ágil y esperamos poder hacerlo en un futuro próximo”.

Camilla Cantore - Giovanni Malaspina