La iglesia de Naín será reabierta

Nuevo horario de apertura, un pequeño convento y la posibilidad de celebrar misas: es lo que anuncia fray Salem Younes para la iglesia de Naín en Galilea.  El fraile franciscano fue nombrado hace poco más de dos meses responsable de la iglesia donde – según el evangelio de Lucas – Jesús resucitó al hijo de una madre viuda.  El pequeño pueblo de Naín se encuentra en la ladera norte del jebelDahi en Galilea y tiene alrededor de dos mil habitantes de religión musulmana. 
Un testimonio de Eusebio de Cesarea indica la presencia de una iglesia ya en el siglo IV, pero después de abandonos y reconstrucciones, la iglesia actual no fue construida hasta 1881.

Tras las últimas restauraciones, que datan de hace unos diez años, la iglesia se cerró, para abrirse solo ocasionalmente.  El capítulo custodial de este año, decidió nombrar a un responsable para que trabajase en la reapertura de la iglesia. Así, un fraile de la Custodia, fray Salem, se trasladó desde Emaús El-Qubeibeh a la fraternidad del Monte Tabor (de la que depende Naín).
«Cuando llegué por primera vez a este terreno de la Custodia, solo había hierba alta y mucha basura – cuenta fray Salem –. Tuve un momento de desaliento.  No dormía por la noche, porque solo podía pensar en todo lo que debía hacer.  Comprendí que antes de nada debía limpiar todo el área que rodea la iglesia».  La fase siguiente fue vallar la propiedad, pero el trabajo no ha hecho más que empezar.  «Tenemos el proyecto de construir un pequeño convento, para que los frailes puedan residir aquí y poder acoger a cristianos locales y peregrinos que aman este lugar – continúa el fraile –. Queremos decir a todos que en la iglesia ya no falta nada y está abierta, si quieren visitarla.  Por el momento no hay sacristía, ni vestiduras, pero se puede celebrar misa si se trae lo necesario».

La esperanza para el futuro es que la iglesia de Naín pueda permanecer abierta todos los días, como los demás santuarios de Tierra Santa. Fray Salem ya ha empezado a correr la voz entre los guías locales y se ha propuesto como referencia para todos los que deseen visitar el lugar.  Mientras tanto, dos cristianos de Nazaret y de Tarshiha están trabajando en el proyecto del pequeño convento de la iglesia.
«Considero que la iglesia de Naínes como el milagro que Jesús realizó aquí, afirma fray Salem. La llamo “la iglesia que saldrá a la luz de las tinieblas”, porque siempre estaba cerrada, en la oscuridad, y nadie la veía, nadie la conocía.  Ahora, por el contrario, queremos traerla de nuevo de la muerte a la vida, como el hijo de la viuda. Esperamos que pueda estar siempre abierta y llena de peregrinos».

También la gente de Naínespera con alegría la reapertura permanente de la iglesia, que siempre ha sido respetada, tanto que hay un cementerio musulmánen las cercanías de la iglesia.  «Una vez hablé con el imán de la mezquita que está aquí enfrente y con los vecinos, y me contaron el motivo por el que existe este cementerio musulmán – explica fray Salem –. También ellos confiesan que aquí sucedió un milagro de Jesús y por eso han enterrado aquí a sus hijos, con la esperanza de la resurrección. Cuando me lo contaron, quedé muy impresionado».
Cuando se hicieron las primeras mediciones, muchos grabaron vídeos y compartieron la noticia de la reapertura en las redes sociales.  Fray Salem está seguro: «Si viene mucha gente a Naín, también podrá cambiar la vida del pueblo».

Beatrice Guarrera