La comunidad de Ein Karem, descubriendo a San Juan Bautista

Cada año, la fiesta de San Juan Bautista es una ocasión de encuentro entre la comunidad de ciudadanos de Ein Karem y los frailes franciscanos que custodian los santuarios vinculados a la vida del precursor de Cristo. De hecho, el 25 de junio, el convento de San Juan de la Montaña abrió sus puertas durante un día para descubir la figura del santo, organizada por la Custodia de Tierra Santa, en colaboración con el consejo municipal de Ein Karem. También estuvo presente Alon Orion, jefe del consejo, que desde hace años está comprometido en la realización de este encuentro entre judíos y cristianos locales.

Dio la bienvenida a los asistentes fray Dobromir Jasztal, vicario de la Custodia de Tierra Santa, y después intervinieron varios expertos para profundizar en la figura de Juan Bautista. Yisca Harani, profesor, asesor e investigador, habló del bautismo en las diferentes iglesias y en las diversas religiones,mientras que el profesor Rehav Rubin, del Instituto de Investigación sobre Erezt Israel, Yad Ben-Zvi, intervino para explicar cómo se concebía la peregrinación a Ein Karem en la Baja Edad Media. Ayelet Orpaz, profesora y formadora de guías turísticos, explicó las costumbres relacionadas con el cabello y la tonsura en el monaquismo bíblico y cristiano, y más tarde el Dr. Lior Cher, jefe del área de estudios sociales de la Autoridad de Parques de Israel, ilustró los sitios bautismales a lo largo del río Jordán en la época actual.

Cerró la mañana fray Marco Carrara, secretario de Tierra Santa, que contó su experiencia como fraile franciscano en Tierra Santa. “Hablé de mi itinerario de formación como fraile franciscano de la Custodia – explicó fray Marco – y la gente me pidió que profundizara en el motivo de mi elección y en las emociones que sentí en el camino”. Entre las curiosidades de los participantes, también el “día tipo” de un fraile y las tareas a las que se dedican diariamente los religiosos.

La iniciativa este año tuvo un gran éxito y la participación fue numerosa. Actuó como anfitrión el guardián del convento de San Juan de la Montaña, fray Wojciech Bołoz, junto con fray Severino Lubecki, responsable del centro de acogida de peregrinos, que preparó un pequeño refrigerio. Para finalizar la jornada, el Instituto Magnificat, la escuela de música de la Custodia de Tierra Santa, ofreció un breve concierto en la iglesia, dirigido por fray Alberto Joan Pari, director del Magnificat.

Nuestra amistad con los franciscanos nació en 2015 y continúa aún hoy con los frailes del convento de Ein Karem y con el Custodio de Tierra Santa, fray Francesco Patton – explicó Alion Orion, jefe del consejo municipal de Ein Karem –. En 2017, con motivo de la fiesta de Juan Bautista, empezamos a reunirnos cada año y después el padre Custodio nos pidió que organizarámos también un encuentro con la comunidad local con motivo de la Navidad”. Tras el año del coronavirus, este año se repitió la iniciativa de un día dedicado a la comunidad de Ein Karem, para profundizar en la figura de Juan Bautista. “En esta jornada especial, la gente puede entrar en el convento y conocer a los franciscanos, que para mí son un ejemplo de hospitalidad, amistad y sencillez – concluyó Alon Orion –. La última intervención, en la que fray Marco contó su experiencia, ha sido muy importante, porque cuando las personas tienen la oportunidad de conocerse, es más difícil odiar y más fácil amar”.

 

Beatrice Guarrera