"Knüpfwerk": los alumnos del instituto Magnificat en el campamento interreligioso austriaco

Del 7 al 13 de agosto, en la región de Carintia, en Austria, unos 50 jóvenes de entre 13 y 20 años participaron en las actividades del campamento interreligioso "Knüpfwerk" promovido por la asociación católica austriaca “TheUpperRoom”.Entre ellos, varios jóvenes del Magnificat, el instituto musical de la Custodia de Tierra Santa.

“Cuando propusimos a nuestros alumnos esta iniciativa, todos estaban ansiosos por participar”, explica fray Alberto Pari, director del Instituto Magnificat. “Para nosotros es un gran reto reunir a cristianos, judíos y musulmanes en algo que no esté relacionado con el estudio de la música y en un contexto distinto del habitual. Aquí en Tierra Santa es más fácil convivir porque todo está en la relación diaria: es una experiencia diferente”. La delegación del Magnificat está formada por 14 estudiantes que representan equitativamente a las tres grandes religiones monoteístas, a la que se han unido otros jóvenes locales que pidieron ir al pueblo de Tröpolach, al sur de Austria, en Carintia, que acoge la experiencia.

“No se trata de un taller, sino de una semana de encuentro interreligioso, una experiencia que, sin embargo, también incluye la parte musical” continúa fray Pari. “Como escuela de música, de hecho, para prepararnos y hacer grupo, ya nos habíamos reunido varias veces para aprender tres cantos corales para presentar a los demás jóvenes: uno en árabe, uno en hebreo y otro en latín”.

La experiencia surge del encuentro con un seminarista de origen indio perteneciente a la diócesis de Viena, Anson Samuel, uno de los fundadores de la asociación promotora, que recientemente pasóun año en Jerusalén para asistir a cursos de Teología. Durante su estancia en Tierra Santa, Anson asistió al Instituto Magnificat para estudiar piano y canto, lo que le permitió después dirigir una invitación especial al Instituto que desde su fundación siempre ha tenido carácter interreligioso.

“La asociación siempre se presenta como puente entre religiones” comenta fray Alberto. “Inicialmente promovían actividades religiosas, musicales, teatrales y deportivas de índole cristiana en varias comunidades pequeñas de países con escasas posibilidades económicas. Este año, debido a la pandemia que no permite salir, decidierontransformar “su hogar” en un lugar de diálogo interreligioso”. “TheUpperRoom es una asociación que promueve la consolidación de los valores humanos fundamentales a través de la ayuda a jóvenes de todos los estamentos sociales con el fin de garantizar una experiencia de crecimiento personal (tanto en Austria como en la India) y la reinserción en el sistema escolar (sobre todo en la India). Lo que la asociación ofrece es un espacio donde las cuestiones sobre la vida y la fe pueden discutirse abiertamente y donde los jóvenes pueden descubrir y desarrollar su yo más profundo.

El tema del campamento de este año es el libro de Job, que contiene varios macro-temas como el sufrimiento, la esperanza y la amistad, que vinculan entre sí las tres religiones monoteístas, pero también el papel de Dios en un momento en que hay grandes desafíos para el hombre.

El proyecto final es la creación de un musical sobre el libro de Job, escrito por los chicos de la asociación, en el que los participantes trabajan durante toda la semana a través de las diferentes actividades lúdicas y de trabajo propuestas: desde la creación de la escenografía a los ensayos de canto, música, danza e interpretación.

A las distintas actividades se añaden también encuentros de oración, entre ellos una oración interreligiosa y una cena de Sabbat de clausura.

“La esperanza es abrir nuestro instituto a un nuevo objetivo interno: no solo formar músicos, sino personas capaces de convivir y abrirse a otras religiones y a toda la humanidad”, concluyó fray Pari.

 

Giovanni Malaspina