Investidura de un nuevo caballero del Monte Santo Sepulcro en Washington D.C.

Fray Larry Dunham ofm, guardian y comisario de Tierra Santa del convento franciscano de Tierra Santa en Washington D.C., invistió a un nuevo caballero del Santo Sepulcro: Chris Yeazl, criado en Baltimore.

 

La organización fue fundada a principios del siglo XX. A medida que crecía el número de peregrinos que visitaba el monasterio, también aumentaba la necesidad de voluntarios para atenderles. En 1915, un grupo de franciscanos de la Tercera Orden de Nueva York organizó una peregrinación de 250 personas. A partir de entonces, tomó el nombre de Caballeros del Monte Santo Sepulcro. Al año siguiente, el padre Godfrey Schilling, fundador del monasterio, instituyó formalmente a los Caballeros del Santo Sepulcro como organización fraterna al servicio del monasterio. Cada año, los caballeros acompañan las visitas guiadas (cerca de 4000 visitantes) y ayudan a recaudar fondos para sostener las diversas iniciativas benéficas.

 

La ceremonia de investidura de Chris Yeazel, que tuvo lugar tras la homilía de la misa celebrada el pasado 8 de junio, atestiguó la fe católica del candidato y su compromiso de servir al monasterio, respetando las obligaciones de los Caballeros.

Los rituales fueron reproducidos por fray Godfrey según las antiguas tradiciones utilizadas para acoger a los Caballeros por la Custodia de Tierra Santa.

Fray Larry mostró la cruz del Caballero (una cruz rodeada de cuatro cruces más pequeñas) y una espada, para simbolizar la voluntad del nuevo caballero de defender a la Iglesia. Chris fue revestido con un manto blanco. El padre Larry le tocó levemente con la espada, tres veces, sobre los hombros, repitiendo la fórmula que le confería el título de caballero. A continuación, Chris recibió el signo de la paz del padre Larry y los demás caballeros.

 

Después de la ceremonia, el nuevo caballero contó a la revista The Holy Land Review, que su interés por el monasterio comenzó tras una visita a la granja que se encuentra en su interior. “No tenía ni idea de que el monasterio estuviese aquí. Más tarde, cuando entré en la iglesia, conocí a dos de los Caballeros, Louis y Claude. ¡Y el resto es historia!”

Mientras recibía los votos, Chris renovó su antiguo deseo de servir a los demás: “Volver aquí, involucrado en el servicio de los Caballeros y durante los seis meses de noviciado, me ha permitido reencontrar la fe; una experiencia realmente increíble para mí”.

 

Los Caballeros del Monte Santo Sepulcro disfrutan de pertenecer a una comunidad católica muy unida. Los beneficios espirituales incluyen un retiro anual, la inscripción como miembros perpetuos de la Cruzada por Tierra Santa, y el recuerdo en las oraciones y las intenciones de las misas que celebran los frailes.

Para más información, visita: myfranciscanknights.org

 

 

Fr. Gregory Friedman