Fray Pierbattista Pizzaballa ha realizado una visita a la prisión de Nazaret

El Custodio de Tierra Santa, fray Pierbattista Pizzaballa, tuvo un encuentro hoy, lunes 6 de marzo, con los miembros de la familia autora del atentado de la Basílica de Nazaret (producido la tarde del 3 de marzo).

“Me he preguntado qué había que hacer -ha dicho el Custodio- y he reflexionado. La presión de los medios de comunicación me disgustaba: desean hacer de todo un mero espectáculo. Pese a todo quería encontrar a esta familia para escucharla, para intentar comprender, para perdonarla. Pienso que como responsables de los Santos Lugares, tenemos la responsabilidad de manifestar una actitud y un carácter cristianos. La voz de la paz es aquella del perdón. Las lecturas de la misa de hoy nos dicen: (Lev. 19, 11-18), ‘non albergarás en tu corazón odio contra tu hermano’; y en el Evangelio (Mt. 25, 31-46), ‘cada vez que hacéis algo a uno de estos mis hermanos más pequeños, es a mí a quien se lo hacéis’. Esto me ha decidido a hacer lo que el Señor esperaba que hiciésemos”.

El encuentro ha tenido lugar en la comisaría de policía de Nazaret, donde la pareja con su hija estaban bajo arresto. La presión mediática era tal que el Custodio ha podido verlos en privado solo por algunos minutos. A la pregunta: “Por qué contra una iglesia, y por segunda vez (la primera ocurrió en Belén hace dos años)”, el Custodio no puede responder sino que “No lo han sabido explicar. Ella, Violette Habibi, insiste en decir que es cristiana. Es una familia en dificultades -continua el Custodio- afligida por el hecho que uno de sus hijos le fue arrebatado por los servicios sociales. Se trata verdaderamente de pobre gente.

Me han conmovido mucho.

Han pedido perdón por esto que han hecho y he conciliado con ellos este perdón.