“Fratelli tutti”: una invitación a reformar la sociedad a la luz de la ecología integral

Fray Giorgio Vigna las define como “herramientas de primera necesidad” que pueden ser utilizadas por los que trabajan para el cuidado y la belleza de la Creación.  El responsable de la comisión JPIC (Justicia, Paz e integridad de la Creación) para la Custodia de Tierra Santa presenta así la bibliografía que ha elaborado y que puede descargarse aquí.  Desde escritos franciscanos a fuentes de la Santa Sede o encíclicas, se han recopilado los documentos necesarios para la formación y el trabajo en el ámbito de la animación educativa o pastoral, en torno a la Justicia, Paz e integridad de la Creación.  “El criterio ha sido el de la disponibilidad para encontrar los materiales online – explica fray Giorgio –. Los primeros destinatarios de esta bibliografía son los frailes de la Custodia de Tierra Santa y de la Orden de los Frailes Menores, pero después también todos los que están interesados en estos temas”. Especial atención se ha prestado a los documentos de la Iglesia y de la Orden de los Frailes Menores, y a los subsidios de diversa procedencia.

“Evidentemente, la Tierra Santa presenta una peculiaridad por el entorno sociopolítico y religioso. En este contexto, nuestra oficina no debe lanzar directamente iniciativas, sino animar a los frailes que trabajan en diversas áreas para que después sean ellos los que tomen la iniciativa – continúa fray Giorgio –. Tras la publicación de la encíclica papal Laudato Si’, mantuve reuniones con los frailes que trabajan en las escuelas y parroquias y de ahí surgieron iniciativas autónomas”. En Jericó, por ejemplo, el director de la escuela de Tierra Santa fray Mario Hadchiti llevó a cabo una actividad educativa sobre el reciclaje de materiales escolares, contra el despilfarro y para promover la reutilización. También fray John Luke, superior del convento de la Custodia de Tierra Santa, es muy sensible a los temas de la comisión JPIC y gracias al trabajo que realiza con los emigrantes, pretende hacer suyas las palabras del Papa que hablan de la “ecología integral”. “Antes de la llegada de la pandemia del Covid-19 era más fácil desplazarse – explica fray Giorgio –. Era importante ir físicamente a encontrarse, sobre todo con los frailes más jóvenes en formación en Montefalco”.

Tras la salida de la nueva encíclica del papa Francisco Fratelli tutti, publicada el 4 de octubre 2020, un nuevo compromiso espera a fray Giorgio Vigna. El responsable de la comisión JPIC explicó que, en primer lugar, será importante involucrar a los frailes desde el punto de vista del estudio de la encíclica. “El segundo nivel será el de sensibilizar sobre los temas tratados, a través de reuniones con los directores de las escuelas y las parroquias de la Custodia, pero también con interlocutores externos, en el mundo judío, por ejemplo, donde escuché que algunos rabinos están entusiasmados con el escrito del Papa”. Según fray Giorgio, Fratelli tutti quiere reformar la sociedad en distintos planos: familiar, relacional y político.

“Quiero destacar especialmente la necesidad de la ecología integral, que se reafirma en Fratelli tutti”. La idea del papa Francisco, ya explicitada claramente en la encíclica Laudato Si’, es que en este mundo todo está “conectado”, “vinculado” y “en relación” y por eso no se puede cuidar la Creación sin cuidar a los demás, a los hermanos, las relaciones.  “Es importante entender que hay que prestar atención al hombre – explica fray Giorgio – Es necesario realizar un trabajo de deconstrucción, respecto al pensamiento del Papa y al concepto de la ecología integral, para derribar las resistencias que muchos tienen y llegar a comprender el mensaje de la encíclica”.

La metodología usada por Francisco en la estructuración de Fratelli tutti es distinta de la utilizada normalmente, según fray Giorgio. Mientras habitualmente se parte de los principios para luego llegar a hablar de la realidad, en Fratelli tutti se parte de la lectura de la realidad y después se da respuesta a los problemas de la sociedad. El primer capítulo se refiere a la realidad en 360º, de la economía a las relaciones, desde el punto de vista de la ecología integral, hasta llegar al último capítulo que recoge las referencias bíblicas”.

“Creo que es posible leer la encíclica según diversas claves de lectura: la política, antropológica (filosófica y teológica), la teología de las religiones (para entender qué papel desempeñan las religiones en el desarrollo humano y social y cómo pueden interactuar entre ellas) y usar una interpretación franciscana. Un franciscano que no es apasionado por la ecología integral no es un franciscano, pero para afirmarlo hace falta desmontar un prejuicio recurrente”, sostiene el responsable de la comisión JPIC de la Custodia. San Francisco es reconocido por su atención a la naturaleza y a los animales, de hecho, pero no se puede obviar su actitud ante las dificultades del hombre, como se puede observar en el cuidado que dedicó al leproso o a un fraile enfermo. “San Francisco prestaba atención a la persona y a descubrir su valor incluso en su debilidad”.



 

 

Beatrice Guarrera