Encuentro de los sacristanes y responsables de los Santuarios de Tierra Santa

La Iglesia, en el 1342, confió a los franciscanos la custodia de los Santos Lugares. Durante siglos los hijos de San Francisco han trabajado sin descanso para recuperar, conservar y vivificar los Lugares donde están nuestras raíces cristianas. Son los Santuarios, esos relicarios que custodian los lugares más preciosos del cristianismo, los lugares santificados por Jesús, María, los Apóstoles y otros grandes protagonistas de la historia de la salvación. Ésta es la razón por la que los franciscanos llaman a Tierra Santa “la perla de las misiones”. Los Papas han reconocido siempre que los hijos de San Francisco han realizado su misión siguiendo el carisma del Padre y que, a pesar de las muchas dificultades, han realizado un servicio “genuinamente evangélico”.

Para actualizar el servicio a los Santuarios a las exigencias de nuestro tiempo, se han reunido los responsables de los Santuarios y los sacristanes, el 23 de febrero, en el convento de S. Juan Bautista de Ain Karem. El P. Pierbattista Pizzaballa, Custodio de Tierra Santa, ha presentado la finalidad del encuentro. A continuación el P. Artemio Vítores, Vicario Custodial, ha dado una conferencia sobre “el carisma franciscano al servicio de los Santos Lugares”, en la que ha puesto de manifiesto los diversos aspectos de los santuarios y el carisma franciscano que ha animado la misión de los frailes en Tierra Santa. El P. Raffaello Tonello ha tenido otra conferencia que tenía por título: “El aspecto litúrgico-pastoral del Santuario y la acogida de los peregrinos. Elementos prácticos”. El conferenciante ha puesto de manifiesto la importancia del servicio en los Santuarios de Tierra Santa y el valor de la acogida. La Santa Misa, presidida por el P. Custodio, ha concluido esta primera parte del encuentro. Terminado el ágape fraternos, los hermanos, reunidos por grupos, han analizado los problemas y ha presentado algunas propuestas que han sido estudiadas en la asamblea conclusiva. El canto de las vísperas, juntamente con los hermanos de la fraternidad de San Juan Bautista, ha cerrado este encuentro de sacristanes.

Los encargados de los Santuarios han vuelto a los Lugares de nuestra salvación para ayudar, con su servicio, a que los peregrinos y los cristianos de Tierra Santa puedan encontrar a Cristo en los lugares donde Él se ha manifestado.