El Terra Sancta Organ Festival en Siria

Grandes músicos y conclusión en el Memorial de San Pablo

Después de Jordania, Grecia, Palestina e Israel, la temporada otoñal del Terra Sancta Organ Festival concluyó en Siria el 21 de noviembre pasado con un “debut concertístico” en el Memorial de San Pablo en Damasco.

Por primera vez, la gruta con los restos de una calzada romana, donde la tradición sitúa el lugar de la visión y conversión de San Pablo, acogió la música de la Damascus Pipe Organ Week (Semana del Órgano de Damasco), organizada por el Terra Sancta Organ Festival en colaboración con el Instituto Superior de Música de Damasco. Para la ocasión, el coro de cámara del instituto, dirigido por el maestro Missak Baghboudarian, interpretó piezas de música sacra de diferentes tradiciones musicales. Al final del concierto, el rector del santuario, el padre Raimondo Girgis, invitó al nuncio apostólico en Siria, el cardenal Mario Zenario, a dar un breve discurso. El nuncio dio las gracias a los organizadores que, desde hace cinco años e incluso en los momentos más intensos de la guerra, proporcionan momentos de serenidad y belleza con estos conciertos de alto valor artístico, y deseó que Siria pueda volver a resurgir con la ayuda de la comunidad internacional, superando la Cuaresma a la que está sometida desde hace años, para finalmente volver a cantar el Aleluya de la paz.

El Terra Sancta Organ Festival, organizado por la Custodia de Tierra Santa en los países donde está presente, es el único festival internacional activo en Siria durante los años de guerra. Los días anteriores, se celebraron otros cinco conciertos en la iglesia de San Antonio en Damasco, en la iglesia de San Francisco en Alepo y en la iglesia del Sagrado Corazón en Lataquia, con un músico internacional de excepción, el húngaro Robert Kovács, organista de la Orquesta Filarmónica de Viena (la famosa Wiener Philarmoniker). 

Kovács fue el protagonista del evento especial propuesto para conmemirar el 800 aniversario de la peregrinación de paz de San Francisco a Oriente Medio: la proyección de la película muda de 1918 “Hermano Sol”, que el organista húngaro acompañó con improvisaciones musicales, como se hacía en los comienzos de la cinematografía.  Kóvacs, también actuó el 14 de noviembre en la iglesia de San Antonio de Damasco, en un concierto para órgano y orquesta con la Orquesta Sinfónica Nacional de Siria, dirigida por Missak Baghboudarian, que contó también con la participación de músicos del Instituto Superior de Música para compensar la reducción de su plantilla debido a la huida al extranjero de varios instrumentistas.  Aún así, el resultado artístico fue óptimo, como se puede comprobar escuchando el concierto en el canal YouTube del Terra Sancta Organ Festival.  Otro concierto tuvo lugar el 19 de noviembre en la iglesia de San Antonio en Damasco, por los profesores del conservatorio nacional Razan Qassar (violín), Marwan Abu Jahjah (viola) y Aghiad Mansour (órgano).

El público, compuesto por cristianos y musulmanes por igual, llenó las iglesias. En Oriente Medio el órgano es percibido como un instrumento “cristiano”, y se encuentra casi exclusivamente en las iglesias: el Terra Sancta Organ Festival ofrece a los amantes de la música de estos países la posibilidad de acceder a un repertorio poco conocido y, al mismo tiempo, representa un signo de la presencia de la Custodia de Tierra Santa también en el campo de la cultura y de la música de calidad.  Los conciertos del Terra Sancta Organ Festival se reanudarán en enero en Líbano y después de Semana Santa en Chipre.

[frc]