Convenio de Formadores de la Custodia

Un grupo de Formadores y Promotores vocacionales de la CTS han participado en un Convenio en Roma y Asís entre los días 27 de noviembre al 4 de diciembre 2005. El Convenio ha sido coordinado y organizado con empeño por Fr. Bruno Varriano, Promotor Vocacional de Italia. La finalidad de la iniciativa ha sido reunir a los Maestros de Formación de las casas de Jerusalén, Ain Karem, Harissa y Washington, y a los Promotores Vocacionales de Israel-Palestina, Jordania, Siria, Líbano, Italia, USA y Argentina. Fr. Claudio Bottini, Decano de la Facultad de Ciencias Bíblicas y Arqueología en Jerusalén, fue invitado y ha participado activamente en el Convenio.
La primera parte del Convenio se ha tenido en Roma, en la Pontificia Universidad Antonianum. El tema : “Los aspectos psicológicos del acompañamiento vocacional”. El relator era el Prof. Mario Becciu, Director del Centro de Psicología Preventiva de Roma. Durante los tres días transcurridos en Roma los participantes estaban alojados en la Delegación de Tierra Santa, cortésmente acogidos por Fr. Giovanni Battistelli, Delegado CTS para Italia y por los frailes que residen en esta fraternidad. Han celebrado diversas liturgias, particularmente una Misa de apertura en la Basílica de san Juan in Laterano y otra Misa en la Basílica de santa María la Mayor.
La segunda parte del Convenio se ha desarrollado en Asís, en la “Domus Pacis”, donde estaban alojados los participantes. El tema versó sobre “Los aspectos metodológicos y franciscanos del acompañamiento vocacional”. El relator era Fr. Francisco Piloni, Guardián de la Casa de Acogida de la Provincia Seráfica y Director del centro de orientación para los jóvenes (SOG). En Asís los participantes han vivido momentos intensos de formación y oración, particularmente durante la Misa presidida por Máximo Reschiglian, Ministro Provincial de la Provincia Seráfica, en la Basílica de santa Clara, durante la Misa presidida por Fr. José Rodríguez Carballo, Ministro General, en el Santuario de san Damián, y durante la Misa presidida en la capilla de la Porciúncula por Fr. Pierbattista Pizzaballa, Custodio de Tierra Santa. Para concluir el Convenio los participantes han celebrado la Misa dominical en la Basílica inferior de san Francisco en Asís.
El Ministro General ha hablado, en la homilía, de los centros vitales en el camino vocacional de nuestros candidatos, es decir, el intelecto (el aspecto intelectual), el corazón (el aspecto afectivo-volitivo), las manos (el aspecto productivo) y los pies (el aspecto itinerante-evangelizador). Ha insistido sobre la cualidad de la formación sobre la necesidad que los formadores mismos se sientan responsables de su auto-formación.
El Convenio ha sido una ocasión única para hacer fraternidad y conocerse mejor. Los participantes fueron fraternalmente acogidos para la cena por los novicios del Convento de san Damián y para la comida por la Comunidad de la Porciúncula. Todos estaban de acuerdo sobre la importancia de estos encuentros para un conocimiento recíproco cada vez más profundo y particularmente como instrumento de formación para aquellos que tienen la responsabilidad de ser Maestros o Promotores Vocacionales.
Durante la verificación con el Padre Custodio, se ha decidido repetir esta experiencia cada año y prepararla con temas y programas cada vez más cualificados.