“Comunión y solidaridad con la Iglesia de Jerusalén”: Colecta del Viernes Santo

Un año más, en nombre de la “Comunión y solidaridad con la Iglesia de Jerusalén”, se hace un llamamiento para la Colecta Pro Terra Sancta, que nace de la voluntad de los papas de mantener fuerte el vínculo entre los cristianos del mundo y los Santos Lugares.

En la carta enviada a todos los obispos del mundo, el prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, Card. Leonardo Sandri, exhorta a pensar “con mayor intensidad a los hermanos y hermanas que viven y testimonian la fe en Cristo muerto y resucitado en Tierra Santa, expresándoles la solidaridad en la caridad”.

A partir del ejemplo de San Pablo VI, primer papa peregrino en Tierra Santa, el cardenal Sandri quiso subrayar cómo todavía hoy “asistimos con esperanza a una cierta reanudación de las peregrinaciones, tocando con la mano la alegría de la fe de tantos fieles que llegan a Tierra Santa”.

S. Em. Card LEONARDO SANDRI
Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales
“La peregrinación es una forma de participación para ayudar a Tierra Santa. La otra manera es no solo pensar, rezar para adaptarse al Evangelio sino contribuir de manera concreta con nuestra ofrenda como ayuda a la iglesia en los Santos Lugares. Y es esta la llamada que la Iglesia hace todos los años: Este año en la carta decimos: Acompañamos a Jesús en su subida a Jerusalén para su muerte y resurrección.”

Fr. FRANCESCO PATTON, ofm
Custodio de Tierra Santa 
“Miles y miles de peregrinos cada día llegan a los santuarios. Hacer una peregrinación bien hecha es algo extraordinario para la experiencia de fe del peregrino porque el peregrino no viene a estos lugares para ver algo atrayente desde el punto de vista turístico, sino que viene a estos lugares para renovar su propia fe, para leer en los lugares de la revelación y de la encarnación y de la redención las páginas del Evangelio, y para vivir un encuentro personal significativo con Jesucristo, y para muchos la peregrinación a Tierra Santa es realmente un punto de inflexión en su vida cristiana.”

La colecta se recoge como de costumbre en la jornada del Viernes Santo y es la fuente principal para el sustento de los Santuarios de la Redención y de las piedras vivas.

Fr. FRANCESCO PATTON, ofm
Custodio de Tierra Santa 
“Es la vocación y la misión de aquellos que mantienen viva a la Iglesia en los lugares donde nació la Iglesia.”