Los Custodios en la historia

Los Custodios de Tierra Santa de 1937 a 2016

Perfiles obtenidos por la reciente publicación: B. Talatinian, I Custodi di Terra Santa dal 1937 al 2004. Appunti di cronaca, Franciscan Printing Press, Jerusalem 2005. 258pp. Ills. $20

  • 155. Su Beatitud Mons. Alberto Gori (22.02.1937-21.11.1949)

  • 156. Rev.Mo P. Giacinto Maria Faccio (26.01.1950-05.12.1955)

  • 157. Rev.Mo P. Angelico Lazzeri (00.08.1955-11.06.1957)

  • 158. Rev.Mo Alfredo Polidori (05.07.1957-14.06.1962)

  • 159. Rev.Mo P. Vincenzo Cappiello (25.05.1962-17.08.1968)

  • 160. Rev.Mo P. Alfonso Calabrese (06.07.1968-07.05.1969)

  • 161. Rev.Mo P. Erminio Roncari (14.05.1969-17.05.1974)

  • 162. Rev.Mo P. Maurilio Sacchi (14.05.1974-04.11.1980)

  • 163. Rev.Mo P. Ignazio Mancini (05.11.1980-27.05.1986)

  • 164. Rev.Mo P. Carlo Cecchitelli (24.04.1986-08.05.1992)

  • 165. Rev.Mo P. Giuseppe Nazzaro (10.04.1992-01.16.1998)

  • 166. Rev.Mo P. Giovanni Battistelli (04.04.1998-02.06.2004)

  • 167. Rev.Mo P. Pierbattista Pizzaballa (05.05.2004-20.05.2016)

Custodio de Tierra Santa desde el 22/02/1937 hasta el 21/11/1949. De la provincia de San Buenaventura en Toscana. Inicio de su gobierno: 08/04/1937.

Sua Ecc. Rev.ma Mons Alberto Gori OFM

El Patriarca Mons. Alberto Gori nació en San Piero Agliana, en la provincia de Pistoia, el 9 de febrero de 1889. Tras vestir el hábito seráfico en la provincia de San Buenaventura de Toscana el 26 de septiembre de 1907, y una vez emitida la profesión simple y solemne, los días 27 de septiembre de 1908 y 14 de enero de 1914 respectivamente, fue ordenado sacerdote el 19 de julio de 1914 en San Miniato al Tedesco (Florencia). En 1916 fue llamado a filas en el ejército italiano durante la Primera Guerra Mundial y, en enero de 1919, fue enviado a Palestina en donde quiso quedarse para servir a la Custodia de Tierra Santa. Los superiores le destinaron primero al Santo Sepulcro de Jerusalén y, después, en calidad de vice-director, al colegio de Alepo, en Siria (1922).

El año siguiente fue nombrado Director, cargo que desempeñó durante 14 años y en los cuales, además de contribuir a la buena marcha del colegio, pensó siempre en hacer más eficaz el apostolado escolar y cultural de la Custodia en Alepo. Con esta finalidad impulsó al Discretorio de Tierra Santa a construir un nuevo colegio en otro barrio cristiano de la ciudad porque el barrio de los Scibeni, donde se encontraba, había sido abandonado por todos los fieles, que tenían miedo de enviar allí a sus hijos.

Tras una intensa correspondencia epistolar con el padre Custodio de entonces, éste le autorizó, el 27 de julio de 1930, a adquirir un terreno en Alepo, donde creyese más oportuno, y el padre Gori lo compró inmediatamente. Mientras tanto, debiendo abandonar el colegio de los Scibeni, tomó en alquiler una gran casa en el barrio cristiano de Aziziya y la adaptó como escuela siendo capaz de acoger a 400 estudiantes. Un año después de su elección como Custodio de Tierra Santa decidió, junto con el Discretorio, construir un nuevo colegio con una mayor capacidad en Alepo (23 de junio de 1938). Sin embargo, la construcción no pudo llevarse a efecto hasta que acabó la Segunda Guerra Mundial. El padre A. Gori, tras serle comunicada su elección como Custodio por el Definitorio general de la Orden, acaecida el 22 de febrero de 1937, y la confirmación por parte de la S. Congregación de Propaganda Fe, realizó su ingreso solemne en Jerusalén el 8 de abril de dicho año, tomando posesión del Santo Sepulcro el día 11 del mismo mes. Sucedió en el gobierno de la Custodia al Rvdo. Padre N. Jacopozzi. Gobernó la Custodia en tiempos bastante difíciles debido a las revueltas palestinas de los años 1937-39, a la Segunda Guerra Mundial y, finalmente, a la guerra árabe-israelí de 1948 motivada por la partición de Palestina. 

Durante la Segunda Guerra Mundial supo desempeñar bien su papel ante las autoridades inglesas, que tenían el mandato sobre Palestina, sin proporcionales motivo alguno de sospecha hasta el punto que los ingleses no pensaron ni en internarle en los campos de concentración ni alejarle del Oriente, como hicieron con el resto de autoridades eclesiásticas en otras zonas. Es más, el padre Custodio consiguió entenderse con alguno de ellos para obtener, por vía legal, todo aquello que necesitaba la Custodia para subsistir. Continuamente procuró atender las obras de la Custodia con el escaso personal que seguía libre ya que todos los religiosos italianos y alemanes fueron hechos prisioneros durante tres años, e incluso más. Pero, con la gracia de Dios, pudo atender los puestos que los prisioneros habían dejado libres. El peor momento fue en 1948, cuando estalló la guerra en Palestina entre árabes y hebreos, pues él mismo se vio en medio del fuego cruzado en el convento de San Salvador, siendo alcanzado y herido en distintas partes de su cuerpo. Como buen soldado, permaneció en su puesto para apoyar y sostener a sus súbditos y, al mismo tiempo, puso a salvo a los más débiles, los seminaristas y huérfanos, que fueron enviados a Jericó y Belén, lejos del fuego y del peligro.

Cuando la marea humana de los refugiados se dirigió hacia el interior de los muros de la Ciudad Vieja, no tardó en dar órdenes al director de la Casa Nova, al Superior del convento de la Flagelación y al párroco para que socorrieran a todo aquel que lo necesitara. Lo mismo dispuso en Belén y en Nazaret, de tal forma que la mitad del convento de la Flagelación y todas las Casas Nova y edificios de la Custodia en Tierra Santa fueron ocupados rápidamente por los prófugos. Tras la guerra palestina, su misión fue difícil y desesperante a causa de las largas y, a veces, estériles prácticas impuestas por los distintos gobiernos para el paso de los religiosos de una zona a otra de la frontera creada tras la tregua entre los dos beligerantes. Animó la restauración de muchos de los conventos dañados por la guerra, como por ejemplo los de Tiberíades, Mugeidel, Acre, el del Cenáculo, el Colegio de Tierra Santa en la Jerusalén nueva y San Salvador. Su forma de actuar, prudente y sabia, fue muy apreciada por las autoridades eclesiásticas. Así, en abril de 1943 fue confirmado para un segundo sexenio en el gobierno de la Custodia por orden de la Santa Sede, comunicada dicha reelección a través de la Delegación apostólica de Jerusalén por el Cardenal Maglione, Secretario de Estado de Su Santidad, tras los acuerdos alcanzados con la Curia generalicia de la Orden.

Casi inmediatamente después, también nuestro padre Ministro General expresó su satisfacción nombrándole Delegado general para la Custodia con facultades especiales y extraordinarias, de las que el padre Custodio tuvo que servirse en distintas ocasiones (12 de julio de 1943). Terminada la Segunda Guerra Mundial, durante la cual el colegio seráfico de Emaús fue derrumbándose poco a poco, el padre Custodio empezó a interesarse en la apertura y restauración del mismo, pero con unos criterios más amplios y respondiendo a las nuevas necesidades. Así, el primero de agosto de 1947, decidió aceptar un convento (que ya era colegio seráfico) ofrecido por la provincia Toscana, para establecer en él un colegio seráfico para los aspirantes europeos que deseasen formar parte de la Custodia (colegio de San Cerbone en Lucca). Para los aspirantes orientales, que no podían entrar en Emaús debido a los desórdenes en Palestina, abrió un nuevo colegio seráfico en Araya, en la parte alta de Beirut (octubre-noviembre de 1948). En ese mismo año adquirió un palacete en el IV Miglio Appio de Roma para establecer en él un colegio seráfico internacional de Tierra Santa. 

Viviendo y trabajando en Oriente en medio de los cristianos de ritos orientales, el padre Custodio quiso, en la medida de sus posibilidades, ayudar a las Iglesias orientales y favorecer la unión de las Iglesias. Introdujo con entusiasmo en la Custodia la práctica de la celebración del octavario de oración por la unidad de las Iglesias, en colaboración con los ritos orientales (22 de diciembre de 1938), cedió pronta y humildemente las misiones de Tierra Santa en Kessab y Baghgiaghaz a los armenios por orden expresa de la Santa Sede (1946), fundó la Opera Copta en Egipto que, en pocos años, alcanzó un gran desarrollo (1947-49) y, finalmente, ayudó con subsidios económicos a algunas comunidades orientales necesitadas de ayuda y a muchos fieles de rito oriental. Son tantos los méritos del padre Custodio A. Gori en la Custodia que sería muy laborioso describirlos todos.


Su Beatitud Mons. Alberto Gori ofm, Patriarca de Jerusalén, y sus logros

El padre Custodio, Alberto Gori, llamado a Roma en noviembre de 1949, fue allí proclamado oficialmente Patriarca Latino de Jerusalén. Su consagración episcopal fue conferida por el Cardenal E. Tisserant, asistido por sus Excias. Mons. L. Traglia, vice-gerente del Vicariato de la Urbe, y Mons. I. Nuti ofm, en la basílica menor de San Antonio de Padua, en la Vía Merulana, el 27 de diciembre de 1949. El 18 de febrero de 1950, vuelto ya de Italia, hizo su primer ingreso solemne en Jerusalén aclamado por todo el pueblo. Para la ocasión, el maestro Agostino Lama, organista del Santo Sepulcro, compuso en su honor el canto “Confortare et esto robustus” (Cfr. La Terra Santa, [1950], año XXV, abril, las primeras páginas y las pp. 119-121).

El nuevo Patriarca fue consciente al momento de la necesidad de hacer rápidamente la visita pastoral para ponerse en contacto con sus fieles y para darse cuenta de sus necesidades espirituales y temporales. Fue recibido en todas partes con solemnidad y entusiasmo. Al concluir su visita comenzó, por así decirlo, a restaurar el Patriarcado elevando el nivel económico del clero patriarcal, fundando iglesias con sus alojamientos para los sacerdotes, residencias para las Hermanas del Rosario al servicio del Patriarcado y, sobre todo, se esforzó en la ampliación del Seminario Patriarcal de Beit Jalaa para proveer a las crecientes necesidades de las parroquias latinas y de las nuevas misiones.

Revmo. padre Giacinto M. Faccio ofm, Custodio de Tierra Santa (26/01/1950 - 05/12/1955), de la provincia véneta de San Antonio de Padua. Inicio de su gobierno: 11/02/1950.

Rev.mo padre Giacinto M. Faccio OFM

Su vida es prueba de que Dios, en el respeto a la libertad humana, interviene en la vida de los hombres. El padre Giacinto soñaba con ir a China pero los superiores le encaminaron rápidamente a los estudios superiores por necesidades de la provincia. La guerra le detuvo en Tierra Santa y allí, en Oriente, concluyó su larga vida.

Con apenas 10 años y algunos meses, el padre Giacinto ingresó en el colegio de Lonigo, donde estuvo hasta el año 1927 en que fue transferido al convento de Barbarano de Vicenza para realizar el año de noviciado, que terminó con la profesión simple, emitida el día 18 de septiembre de 1928. Los estudios del bachiller superior los realizó en distintos conventos de la provincia: Padua, Verona y Motta de Livenza. Al finalizar, el 28 de julio de 1933, emitió la profesión solemne. Fue ordenado sacerdote en la iglesia de san Ignacio, en Roma, el 19 de julio de 1936.

Vistos los resultados escolares, los superiores le mandan al Antoniano de Roma y no a China, como él habría deseado, para realizar los estudios teológicos que termina en 1939 con el título de Doctor en Teología y Lector general en Sagrada Escritura. Defendió su tesis de licenciatura, summa cum laude, “De Divinitate Christi iuxta S. Paulum ad Rom. 9,5”. Fue enviado al Estudio Bíblico de la Flagelación para profundizar en el conocimiento bíblico y allí estudió durante los años 1939-1940, obteniendo el diploma de lector general en Sagrada Escritura.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial los superiores le piden que vuelva a Italia. Se dirige hacia Haifa para embarcar pero aquí, debido a la entrada de Italia en la guerra, es detenido por la policía inglesa. Liberado gracias a la intervención del padre Eugenio Hoade, es enviado durante algunos días al monasterio de los padres carmelitas sobre el Monte Carmelo para después ser acompañado hasta el campo de concentración de Emaús, el 5 de octubre de 1940. En Emaús, con el fin de no verse superados por los acontecimientos, se organizan distintos trabajos y cursos para los seminaristas filósofos y teólogos. 

Al padre Giacinto se le pide que enseñe Moral, Escritura y Derecho canónico. Así, de forma oficiosa, comienza su servicio a la Custodia, que le será reconocido oficialmente el día 7 de noviembre de 1941, mientras los religiosos se hallaban todavía en el campo de concentración. En 1943, a los religiosos de Emaús se les permite volver a la vida normal en sus conventos de asignación. El padre Giacinto es enviado a Belén como profesor de Escritura, Dogmática y Mística y maestro de los seminaristas; allí permanecerá hasta octubre de 1949 en que fue transferido con los estudiantes al convento de San Salvador. 

Abandona la enseñanza el 26 de enero de 1950, con el nombramiento de Custodio de Tierra Santa, cargo que conservará hasta el 5 de diciembre de 1955. Fue un período de gran actividad. Los trabajos de construcción fueron numerosos en toda la Custodia, algo increible si se piensa que apenas se acaba de salir de la dolorosa experiencia de una guerra. Para él, gran devoto de la Virgen, hubo un acto que se quedó especialmente grabado en el corazón y en la memoria, la colocación de la primera piedra en la construcción de la basílica de Nazaret, independientemente del proyecto que se aprobó.


Después de su mandato

Al concluir su laborioso mandato y tras un breve período en Betfagé y en Ammán, el 25 de octubre de 1956 se establece definitivamente en Egipto como guardián y párroco de Santa Catalina, en Alejandría; encargo que alternará más de una vez con el de San José, en El Cairo. En 1976 vuelve a Santa Catalina, esta vez como maestro de novicios.
Además de los cargos que le fueron asignados por la Custodia, entre los que destacan el de Delegado para Egipto, tuvo otros muchos cargos. Fue delegado de Mons. Cayer para el Alto Egipto y, después, delegado de Mons. Sampieri para los vicariatos de Alejandría, Port Said y Heliópolis. Durante muchos años de su vida en Egipto fue Presidente del Tribunal eclesiástico de Primera instancia, un cargo en el que fue muy apreciado por haber sabido conjugar el respeto de las leyes con el sentido humano.

Con el Capítulo de 1986 fue transferido a Nazaret. Allí quizá recibió alguna presión de quienes le aconsejaban que dedicara los últimos años de su vida a la vocación contemplativa en la oración y la meditación en Nazaret, y de quien pensaba que aún se le necesitaba en Egipto. Escribió al padre Custodio: “No tengo que hacer ninguna renuncia, no las he hecho nunca y nunca las haré”. Sólo pedía una clarificación porque “conocida la voluntad de Dios, yo la seguiré con alegría”. Regresó a Egipto, primero a Santa Catalina y luego a Bacos, en Alejandría. Con la separación de la región del Bajo Egipto de la Custodia de Tierra Santa, se le aconsejó que permaneciera en Egipto para seguir dando ejemplo como franciscano en la región en la que había servido durante casi 40 años. Optó por la Vice-provincia de Egipto. 

Religioso de humildad probada, no se dejó seducir por los elogios de los hombres. Escribía al Custodio: “El viejo Adán tiende a mostrarse, a revelarse, a emerger y, alguna vez, a ensoberbecerse para llegar a la excelencia. ¡Cada uno tiene sus carismas!... Él me recuerda que el camino para ir hacia abajo es el de caminar hacia arriba... en vista de un bien mayor”. Incluso en esto fue fiel a su lema: “No pedir nada, no rechazar nada”. Aceptó los honores de los hombres. En primer lugar, el del gobierno de España de la “Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica”, el 12 de junio de 1955; después, el de “Caballero oficial en la Orden al Mérito de la República Italiana”, el 20 de febrero de 1963.

La historia de los hombres pasa y se recuerdan sólo algunos aspectos fundamentales de su vida. Del padre Faccio quedará por mucho tiempo en el recuerdo su bondad, el hombre de oración convertido en signo para sus fieles que lo veían con frecuencia visitar la iglesia por breves, o largos, espacios de tiempo para la adoración ante el Santísimo. Gran devoto de la Virgen, tenía siempre el rosario en la mano. Párroco celoso, con el mismo empeño cuidaba de la liturgia, de la visita a los enfermos y, en particular, a los moribundos. No se olvidaba de las comunidades religiosas, siempre dispuesto para las jornadas de retiro y las confesiones. Un hombre asentado en el paraíso. Un paraíso que era la jaculatoria que recitaba con frencuencia, como deseo profundo de todos los santos del cielo, de la santa Madre de Dios, reunidos en torno al trono de la Santísima Trinidad. 
Murió en Meadi, El Cairo, el 19 de enero de 2003.

Cappiello

Custodio de Tierra Santa desde el 29/05/1962 hasta el 17/08/1968. De la Custodia de Tierra Santa. Su gobierno comienza el 14/06/1962.

Nació el 1 de enero de 1919 en Meta di Sorrento, provincia de Nápoles. Fue alumno del Colegio Seráfico de Santa Clara, en Nápoles, hasta 1932 y después del de Emaús, hasta 1935 en que consiguió el graduado escolar. Entró en el Noviciado franciscano de Nazaret el 14 de septiembre de 1935 y allí hizo la profesión simple el 15 de septiembre de 1936. 

Fue transferido posteriormente al convento de Belén para realizar los estudios filosóficos, de 1936 a 1939. El 24 de marzo de 1940, de nuevo en Belén, hizo la profesión solemne. Estudió teología en Belén durante un año (1939-1940) y los tres años restantes en Emaús, donde los franciscanos italianos estuvieron internados durante la Segunda Guerra Mundial. Recibió la consagración sacerdotal el 6 de enero de 1944 en manos del Patriarca latino de Jerusalén, Su Beatitud Mons. Luigi Barlassina, en la catedral del Patriarcado. 

Consiguió la licenciatura en Derecho Canónico en Washington, en 1951, en la “Catholic University of America”. Su tesis, "De Ordinariorum dispensandi facultate ad normam can. 81", se publicó en Alejandría, Egipto, el año siguiente. La obediencia lo mandó a Egipto donde desempeñó los siguientes cargos: Oficial del Vicariato Apostólico de Alejandría de Egipto (1951-1956), secretario en distintos períodos del mismo Vicariato, vicario delegado desde 1954 hasta 1956, superior y párroco de Meadi, en el Cairo, desde 1956 hasta 1962.

Después de su mandato

Tras su mandato, el P. Lino fue destinado a Roma donde se encargó de los problemas burocráticos relativos al nuevo colegio de Tierra Santa. A finales de 1968 fue elegido miembro de la Comisión Italiana para la presentación de las nuevas Constituciones generales. Una vez realizado este encargo regresó a Tierra Santa, al Terra Sancta College, en espera de que el “Christian Information Centre”, al que había sido destinado como director, estuviera concluido.

La tarde del 27 de abril de 1971, en el Terra Sancta College de Jerusalén, tras la cena y mientras estaba disfrutando de la recreación, el P. Lino sufría un infarto y moría casi inmediatamente, asistido por los frailes allí presentes. Tenía 52 años de edad.
Fue sepultado en nuestro cementerio del Monte Sión pero, a petición de su hermano Filippo, sus restos fueron transladados a Meta di Sorrento en 1989.

Calabrese

Custodio de Tierra Santa (06/07/1968 - 07/05/1969). Perteneciente a la provincia religiosa de Tierra Santa

El 9 de agosto de 1974, en la Delegación de Roma, inesperadamente entregaba su alma a Dios Padre el padre Alfonso Calabrese. Nacido en Ferentino, provincia de Frosinone, el 12 de septiembre de 1917, el padre Calabrese, tras culminar sus estudios de educación secundaria entró en el noviciado de Nazaret el 14 de septiembre de 1935. Emitió su profesión simple el 15 de septiembre de 1936 y la profesión solemne, en Belén, el 8 de diciembre de 1939, al terminar el trienio de estudios filosóficos. Enviado por sus superiores a Italia a causa de una grave forma de diabetes de la que nunca se curó, fue ordenado sacerdote el 28 de junio de 1942 en Cori (provincia de Latina) en el último año de sus estudios teológicos.

Desde 1942 hasta su muerte permaneció en Milán, donde había ideado -y fundado oficialmente en 1951, bajo el Custodiato del Revmo. P. Faccio- el “Centro Propaganda e Stampa” (Centro de Propaganda y Prensa) para los Comisariados de Tierra Santa, de los que fue director hasta sus últimos días.
Elegido Custodio de Tierra Santa el 6 de julio de 1968 por el Definitorio General, se vio incapaz de asumir este prestigioso y delicado cargo a causa de su ya precaria salud, agravada de forma inesperada. No obstante, continuó dirigiendo el “Centro” de Milán.

Tras los años que pasó entre nosotros, con su continua sonrisa en el corazón y en los labios, el padre Calabrese se cuidó de extender continuamente un discreto velo sobre los dones recibidos del Señor, sobre una inteligencia que odiaba los caminos tortuosos, sobre una fe viva y activa, sobre una piedad eucarística y mariana tan simple que a veces llamaba la atención, sobre una caridad que ignoraba los límites y el cansancio. 
Pero, si “está bien mantener escondido el secreto del rey, es cosa gloriosa revelar y manifestar las obras de Dios” (Tob 12,7). Para que quien no sepa aprenda y quien sepa se alegre de recordar, se presentan brevemente a continuación las obras realizadas por el padre Calabrese al servicio de la Custodia de Tierra Santa, dejando al libro celeste de la vida y al recuerdo celoso de los beneficiarios, creyentes y no creyentes, vecinos y lejanos, simples y cultos, el bien que el devoto hijo de la Custodia sembró en los corazones día tras día.

Fiel al objetivo principal que se había fijado, el p. Calabrese puso el “Centro” de Milán sobre todo al servicio de los Comisariados de Tierra Santa italianos y, según las necesidades, de los del resto del mundo, estimulando, facilitando y ayundando en las actividades de estos preciosos órganos propulsores de la vida misionera. 
Así se explican sus “Congresos”, cuya serie empezó en 1927 en Asís, bajo los auspicios del Ministro General de la Orden y del Custodio de Tierra Santa, continuaron en Grottaferrata en 1933, se afirmaron en Asís en 1946 y se convirtieron ya en tradicionales en Roma en los años 1951 y 1954. En 1958 se celebran de nuevo en Asís y otra vez en Roma en 1971 tras un breve lapso de tiempo en el que, en 1969, se reunieron los comisarios y vicecomisarios, no sólo de Italia sino de todo el mundo, en Nazaret; en 1970, los padres comisarios de España en Madrid y en 1970 y 1971 se reúnen los padres comisarios de los Estados Unidos, de Canadá, del Centro y Suramérica y de distintos países de Europa.

Se explican así también los cursos de ejercicios espirituales y de actualización misionera y los encuentros especializados organizados en Asís, Verona, Milán y Roma en los años 1955, 1956, 1958 y 1964 para los frailes que con tanto amor y empeño desarrollaban su misión en los Comisariados. 
Y también los más de veinte millones de material de propaganda publicados en forma de mapas geográficos de la Tierra Santa, de manifiestos por la Jornada Pro Santos Lugares, de folletos, opúsculos, imágenes religiosas (espléndida y casi agotada la serie multilingüe a color de las “Flores de Tierra Santa”), postales (una serie en blanco y negro con 40 coleccionables, otra a color de 36, una tercera -multilingüe, igualmente a color, de 50 coleccionables con frases bíblicas). Así se explican los miles de objetos religiosos con referencias a los santuarios del Santo Sepulcro, de la Anunciación, la Natividad y la Visitación en forma de pequeños cuadros, medallas, cruces, distintivos, llaveros y placas para automóviles.

El amor y la devoción a la Custodia movieron al padre Calabrese a hacerse todo a todos los frailes misioneros que trabajaban en Jordania, Israel, Líbano, Siria, Egipto, Chipre y Rodas y a responder siempre, en los límites de lo posible, a sus peticiones, de las más simples a las más difíciles y complicadas, de las estrictamente personales a las referentes al culto y al apostolado. Sólo Dios sabe cuánto se prodigó el padre Alfonso en el acabado artístico de la Basílica de Nazaret. 

Y no es ningún misterio la gran inteligencia y exquisita sensibilidad con que utilizó los medios de comunicación social para difundir el conocimiento y el amor a la Tierra de Jesús. Piénsese en “Eco de Tierra Santa”, bimestral en trece ediciones para los Comisariados de Italia y Malta, y en el almanaque de Tierra Santa. Piénsese en el libro “Pedro vuelve”, editado en 1965 en italiano, francés e inglés con motivo de la peregrinación de Su Santidad Pablo VI a Tierra Santa. Piénsese en la “Guía de Tierra Santa”, del padre Donato Baldi, que alcanzó en 1973 su segunda edición (tras la original) con cuatro reediciones y cerca de 50 mil copias; y en el “Mensaje de María de Nazaret”, del padre Marco Adinolfi, publicado en 1973 con ediciones en italiano, inglés, francés, español y alemán (veinte mil copias); con un carácter más íntimamente espiritual, el volumen “Coloquio interior”, de Sor María de la Trinidad, difundido con más de 50.000 copias en su edición italiana (a la nuestra siguieron, con igual fortuna, traduciones editadas en España, Alemania, Inglaterra y Portugal); y “Su nombre es María”, de Gioia Fati, coeditado con los Hermanos Fabbri en 1965 y con una difusión de más de 30 mil copias. 

Convencido de la enorme eficacia de los audiovisuales en la difusión del conocimiento religioso, el padre Calabrese, además de distintas transmisiones de radio y televisión con motivo de las grandes festividades cristianas, no olvidó las diapositivas y los documentales cinematográficos, estos últimos realizados todos bajo la dirección del Dr. Rinaldo dal Fabbro y con música del maestro A. Vitalini. Una serie de 48 diapositivas a color sobre la peregrinación del Papa Pablo VI a Tierra Santa precede al espléndido “Cristo en su Tierra”, realizado, fotos y texto, por el padre Maurilio Sacchi y editado por el “Centro” en formato de dispositivas (526 cuadros) con 10 libretos explicativos. Tres fueron los cortometrajes en blanco y negros preparados a petición del Ministerio de Educación Pública: “El silencio de la juventud”, “Del Jordán al Tabor” y “Encuentro de Emaús”; siete los cortometrajes a color: “Navidad en Belén”, “El lago de Jesús”, “Los olivos de la agonía”, “El cántico de la Virgen”, “La Madre”, “El valle bajo el mar” y “Francisco, cruzado del amor”. En cuanto a los largometrajes, uno en blanco y negro, “Cruzados sin armas”, y dos a color, “Tierra de Cristo” y “Regreso a las fuentes”. Este último, exhibido durante la peregrinación del Papa por Tierra Santa, fue presentado en exclusiva al Sumo Pontífice que lo quiso visionar en su sala privada. De gran actualidad su documental “Un camino”, sobre el Colegio Internacional de Tierra Santa en Roma, una gran ayuda para la reflexión sobre la vocación.

Todos los documentales han sido galardonados con premios nacionales, algunos han recibido otros premios particulares y reconocimientos y toda su vasta producción cinematográfica fue reconocida con el “Mercurio de plata”. Pero el documental más bonito, ¡qué pena que fuera sólo un cortometraje!, fue el que el padre Calabrese realizó en unión a la Gracia divina viviendo su vida con simplicidad franciscana y alegre actividad apostólica, alimentando “una esperanza llena de inmortalidad” (Sab 3,4).

P. Marco Adinolfi, o.f.m.

Cecchitelli

Custodio de Tierra Santa desde el 24/04/1986 hasta el 08/05/1992. De la Custodia de Tierra Santa. Su gobierno comenzó el 01/06/1986.

El Rvdo. Padre Carlo (en el siglo) Antonio Cecchitelli nació en Morlupo (Roma) el 24 de febrero de 1936, de Giuseppe y Cecilia Antonazzi. El 29 de septiembre de 1947 entraba en el Colegio Seráfico “San Bernardino” de Orte (VT), donde comenzó los estudios de la educación secundaria. En 1950 se trasladó al Colegio Seráfico “Santa María de Jesús” de Artena (Roma) para realizar los estudios de bachillerato. 

El 21 de junio de 1953 llegó a Belén para vestir el hábito franciscano y, posteriormente, fue destinado al seminario filosófico de Belén para realizar los estudios de Liceo y Filosofía. Después de su segundo año de Filosofía fue admitido en el Noviciado de Belén y, al final, emitió los votos simples el 04/10/1956. 

Permaneció en Belén durante su tercer año de Liceo y Filosofía, pasando en 1957, al Seminario Teológico del convento de San Salvador de Jerusalén para iniciar los estudios de Teología. El 8 de diciembre de 1959 emitió la profesión solemne en la iglesia de Santa Catalina de Belén. Por motivos de salud (amebiasis), fue enviado al Seminario de Teología del convento de Santa María de las Gracias, en Benevento, donde recibió el diaconado. El último año de Teología lo realizó en el Pontificio Ateneo Antoniano de Roma, mientras residía en el convento de Aracoeli. El 18 de marzo de 1961 recibió la ordenación sacerdotal en la Basílica de Nuestro Señor de Sagrado Corazón (Piazza Navona), de manos de Su Emcia. Revma. el Sr. Cardenal Angelo Felici.

Desde 1961 hasta 1965 estuvo destinado en el Instituto Superior de Ciencias y Letras “Santa Clara”, en el monasterio de Santa Clara de Nápoles, donde obtuvo el Doctorado en Letras. Del año 1965 hasta 1969 fue profesor de Letras en el Seminario de Filosofía de Belén, vice-maestro de los seminaristas y maestro de postulantes, bibliotecario conventual y cronista. De 1969 a 1971 desempeñó el delicado cargo de secretario custodial. 

De 1971 a 1983 estuvo destinado en Roma, en el Colegio seráfico Internacional de Tierra Santa, superior de la casa, rector del seminario, protomor nacional de las vocaciones, maestro de postulantes y párroco de la parroquia anexa “Santa María de Nazaret”. El 29 de noviembre de 1982, el padre Cecchitelli fue nombrado Miembro académico de la Internationale Burckhardt Akademie. Desde 1983 a 1986 estuvo en Jerusalén como secretario custodial. Desde 1986 a 1992 desempeñó el cargo de Custodio de Tierra Santa. 

El P. Cecchitelli hablaba inglés, francés, español, esperanto y, debido a los distintos cargos que desempeñó, durante su mandato visitó todos los países de Oriente Medio y del Norte de África, casi todos los países de Europa, los países de Norteamérica y algunos países de América del Sur y la India.


Después de su mandato

De 1992 a 1998 fue guardián y comisario del Comisariado General de Tierra Santa en Nápoles (Via Portacarrese en Montecalvario, 70). En octubre de 1994 fue elegido presidente de los comisarios de Tierra Santa de Italia, Malta, Suiza y Polonia.
El 18 de julio de 1994, el p. Carlo Cecchitelli fue nombrado Miembro de Honor del Círculo de Estudios Donoso-Cortés (Badajoz, España). 

En septiembre de 1998 fue transferido a Roma, al Colegio Internacional de Tierra Santa (Via Boccea - Casalotti) como guardián, párroco de la parroquia de Santa María de Nazaret, anexa al colegio, ecónomo, cronista, vice-maestro de postulantes y animador vocacional para Italia. En septiembre de 1999 fue transferido al convento de San Juan Bautista de Ain Karem como maestro de novicios, vicario conventual, miembro de la Secretaría para la Formación y Estudios de la Custodia y del Consejo para la formación permanente.

Battistelli

Custodio de Tierra Santa desde el 4/04/1998 hasta el año 2004. De la provincia seráfica de San Francisco de la Umbría. Comenzó su gobierno el 1/06/1998

Realizó su ingreso solemne en San Salvador el 1 de junio de 1998; su ingreso solemne en el Santo Sepulcro el 2 de junio de 1998, en Belén el 7 de junio del mismo año y en Nazaret, el 10 de junio de ese año.

Información personal de fray Giovanni Battistelli

Fray Giovanni Battistelli nació en Spello (Perugia) el 28 de diciembre de 1933 de Salvatore y Attilia Cristofani. Entró en el Colegio Seráfico de la Provincia seráfica de San Francisco de Asís de la Umbría el 3 de noviembre de 1945, realizando sus estudios escolares en Città di Castello (Perugia) y Perugia, de 1949 a 1951.
Ingresó en el noviciado el 13 de agosto de 1951, en el convento de Amelia (Terni), emitiendo su profesión temporal el 14 de agosto de 1952 en manos de fray Vincenzo Bocchini, Ministro provincial. Realizados los estudios filosóficos en el convento de San Damián y los teológicos en el convento de la Porciúncula (Asís), emitió su profesión solemne el 8 de septiembre de 1955 en manos de fray Serafino Renzi, Ministro provincial, en el convento de la Porciúncula de Santa María de los Ángeles (Asís). Ordenado diácono en 1959 por Mons. Jallad, en la Iglesia Patriarcal de Jerusalén, el 29 de junio de 1960, fue ordenado sacerdote por Mons. Alberto Gori, Patriarca de Jerusalén, en la iglesia del Patriarcado. Realizó estudios superiores en el Instituto Pontificio Oriental de Roma, desde el año 1960 hasta 1963, consiguiendo el título de licenciado en Ciencias Orientales.

Ha desempeñado los siguientes oficios, actividades y cargos: 

- 31 de diciembre de 1963, Musky (Cairo, Egipto): Adscrito al Centro de Estudios Orientales Cristianos.
- Septiembre de 1965, Musky (Cairo, Egipto): Adscrito al Centro de Estudios Orientales Cristianos y vicario ayudante y profesor de religión en la escuela de Bulacco.
- Septiembre de 1968 - Mayo de 1973, Bulacco (Cairo, Egipto): Superior, párroco y director del TOF. Profesor en el Liceo italiano de Qasr el Nil.
- Mayo de 1973 - 1978, Santa Catalina (Alejandría, Egipto): Guardián y párroco, director del TOF, Miembro del Consejo de Administración, profesor de religión en la escuela italiana de Alejandría.
* 1978 - 1981: Miembro del Consejo de la Beneficencia italiana de Alejandría en Egipto.
- 1978-1981, San Salvador (Jerusalén, Israel): Discreto de Tierra Santa para la lengua italiana, prefecto de formación, promotor vocacional. Maestro de seminaristas, ceremoniero, profesor del Estudio Teológico internacional jerosolimitano.
- 1981: Miembro de la Comisión católica patriarcal.
- 1981-1983, San Salvador (Jerusalén): Discreto de Tierra Santa, maestro de seminaristas, secretario custodial para la formación, promotor vocacional de la Custodia, ceremoniero custodial.
- 1983-1986, San Salvador (Jerusalén): Discreto de Tierra Santa, director de la “Casa Nova”, secretario custodial para la formación, promotor vocacional de la Custodia, ceremoniero custodial.
- 1986-1989, Colegio Tierra Santa (Roma): Promotor vocacional para Italia.
- 1989-1995, Colegio Tierra Santa (Roma): Superior, párroco, director OFS, promotor vocacional para Italia. 
- 1995-1998, Colegio Tierra Santa (Roma): Superior, párroco, vicemaestro del Postulantado, asistente OFS, promotor vocacional. Cronista.
* Comenzó su servicio a la Custodia en Tierra Santa el 29 de junio de 1960.

Tras su mandato

En el Congreso capitular que tuvo lugar en la primera mitad de agosto de 2004 fue destinado a la Delegación de Tierra Santa en Roma con los siguientes oficios: Delegado del padre Custodio para Italia, guardián, administrador CTS y director de la Oficina de Peregrinaciones. Partió de Jerusalén el día 16 del mismo mes.

Algunas consideraciones sobre el desarrollo de su mandato

La nota de prensa oficial del Vaticano que anunciaba la elección del nuevo Custodio empieza con estas dos frases: “El padre Pierbattista Pizzaballa es el nuevo Custodio de Tierra Santa, sucede al Rvdo. P. Giovanni Battistelli que ha desempeñado su labor en los últimos años de forma admirable”. Giuseppe Betòri, Secretario de la CEI, comenta de esta forma estas útimas palabras: “Estoy totalmente de acuerdo con ese “admirable”, inusual en el lenguaje de la Curia romana”.

Pizzaballa

Revmo. padre Pierbattista Pizzaballa OFM
Custodio de Tierra Santa (05.05.2004 -20.05.2016) 
De la Provincia minorítica de Cristo Rey de Boloña. 

Hizo su ingreso solemne en San Salvador el 2 de junio de 2004;
en el Santo Sepulcro, el 3 de junio de 2004; 
en Belén, el 4 de junio del mismo año;
en Nazaret, el 9 de junio de ese mismo año.

Fray Pierbattista Pizzaballa fue nombrado Custodio de Tierra Santa por primera vez en mayo de 2004, por un período de seis años.
En mayo de 2010 fue reelegido, por el ministro general de la Orden de los Hermanos Menores, por otro mandato de tres años y, en junio de 2013, por otros tres años más.


Biografía de fray Pierbattista Pizzaballa

Fray Pierbattista Pizzaballa nació en Cologno al Serio (BG) el 21 de abril de 1965, hijo de Pietro y Maria Maddalena Tadini.

Realizó sus estudios escolares en el seminario menor «Le Grazie» de Rímini y obtuvo el título de bachiller en el seminario arzobispal de Ferrara (junio 1984).

Vistió por primera vez el hábito religioso el 5 de septiembre de 1984 en Ferrara (S. Spirito), y pasó el año de noviciado en el santuario franciscano de La Verna (Arezzo-Italia). 

Emitió la profesión temporal en La Verna, el 7 de septiembre de 1985.

En Boloña, en la iglesia de San Antonio, emitió la profesión solemne, el 10 de octubre de 1989.

También en Boloña, el 15 de septiembre de 1990 fue ordenado sacerdote en la catedral, por la imposición de manos del Card. Giacomo Biffi.

Después de pasar un período en Roma, fue transferido a Jerusalén, Tierra Santa, en octubre de 1990.

El 2 de julio de 1999 entró formalmente al servicio de la Custodia de Tierra Santa.

Después de realizar los estudios filosófico-teológicos, obtuvo:


Licenciatura en Teología Bíblica por el Studium Biblicum Franciscanum de Jerusalén.



Cargos desempeñados:

En 1995 supervisó la publicación del Misal Romano en lengua hebrea y tradujo varios textos litúrgicos en hebreo para las comunidades católicas de Israel.

Ha sido profesor de Hebreo en el Studium Biblicum Franciscanum.

Ha desempeñado el cargo de vicario general del patriarca latino de Jerusalén para la atención pastoral de los católicos de lengua hebrea en Israel.

Desde 2008 es consultor en la Comisión para las Relaciones con el Judaísmo del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.

Fray Pierbattista habla italiano, hebreo moderno e inglés.


Publicaciones:

La presenza francescana in Terra Santa, Franciscan Printing Press, 2005, ISBN 978-88-6-24000-91
• Terra Santa, con entrevista de Giorgio Acquaviva, Editorial La Scuola, Brescia, 2008, ISBN 978-88-35023-142
Le comunità cristiane in Medio Oriente oggi. Dialogo fra le giovani generazioni come unica possibile futura via di distensione, Pierbattista Pizzaballa-Euntes Docete-LXIV-3-201, Editrice Urbaniana university press 978-88-401-4041-4
Il Custode di Terra Santa - un colloquio con padre Pierbattista Pizzaballa, Piergiorgio Pescali, ADD Editore, Torino, 2014, ISBN 978-88-67830756
Il potere del cuore. Il Medio Oriente nel racconto del Custode di Terra Santa, Pierbattista Pizzaballa, Edizioni Terra Santa, Milano, Año de publicación 2016, ISBN 978-88-6240-379-5


Títulos honoríficos:

Capellán Gran Cruz conventual ad honorem de la Soberana Orden de Malta, 21 de febrero de 2013. 

Comendador de la Orden de la Stella de Italia (actualmente Stella de la solidaridad italiana), 12 de enero de 2007.

Gran Oficial de la Orden de la Stella de Italia (actualmente Stella de la solidaridad italiana), 25 de mayo de 2015.

Gran Comandante de la Orden Ortodoxa de los Crucíferos del Santo Sepulcro, 30 de mayo de 2016.


Después del mandato

- El 24 de junio de 2016 fue nombrado por el Santo Padre Francisco, Administrador Apostólico del Patriarcado de Jerusalén de los Latinos, sede vacante, elevado a la dignidad de Arzobispo y siéndole asignada la sede titular de Verbe.


- Fue consagrado obispo por S. Excia. el Card. Leonardo Sandri, S. B. Mons. Fuad Twal y S. Excia. Mons. Francesco Beschi, en la catedral de San Alejandro en Bérgamo - Italia, el 10 de septiembre del mismo año.

Cronotaxis de los Custodios de Tierra Santa

La cronotaxis de los Custodios de Tierra Santa empieza con San Francisco de Asís, cuando en 1219 funda la Misión y Provincia de Tierra Santa en Chipre, Siria, Palestina y Egipto.

  • 1. San Francesco d'Assisi
  • 2. Giacomo (Narciso?), 1247 guardián del M. Sion
  • 3. Giacomo da Puy - Custodio de TS en Siria, mártir - 1266
  • 4. Vincentius de Burgundia, Custos in TS
  • 5. Giovannino da Parma (llamado C. TS) siglo XIII (1270?)
  • 6. Geleberto, residente en Acre 1286
  • 7. Guido (res. en Chipre) 1306
  • 8. Rogero Guarini 1310, guard. y sup. M. Sion, y también en 1333
  • 9. Nicolò (da S. Martino) 1328, superior y guardián del M. Sion
  • 10. Giovanni Fedanzola da Perugia
  • * Rogero Guarini 1333, guardián y superior, ya en 1310
  • 11. Giacomo Normanno, Custodio en Chipre 1337
  • 12. Giovanni di Stefano, guardián y superior en Sion 1337
  • 13. Nicola di Giovanni, guardián del M. Sion
  • 14. Bernardino da Padova, guardián y superior Lugares Santos 1363
  • 15. Antonio di Giacomo, guardián del M. Sion 1372
  • 16. Nicolò da Creta o Candia 1376
  • 17. Giovanni – Custodio? 1382
  • 18. Nicolò da Venezia 1384
  • 19. Gerardo Calvetti 1388
  • 20. Nicolò Coronario (Corner de Candia) 1400
  • 21. Nicolò di Pietro 1405
  • 22. Pascutius Davini de Assisio 1414
  • 23. Giacomo di Antonio 1421
  • 24. Giovanni Belloro 1424
  • 25. Luigi da Bologna 1430
  • 26. Giacomo Delfino 1434 (Regular Observancia)
  • 27. Gandolfo da Sicilia 1438
  • 28. Baldassare da S. Maria 1446
  • 29. Antonio da Mugnano 1455
  • 30. Gabriele Mezzavacca de Bologna 1462 – muere 1463
  • 31. Paolo d’Albenga 1464 - segun un firman resulta Custodio en 17.4.1472
  • 32. Francesco da Piacenza 1467
  • 33. Andrea da Parma 1472
  • 34. Giacomo d’Alessandria 1475 - muerto 1477
  • 35. Giovanni de Thomacellis 1478
  • 36. Paolo da Canneto 1481 - renuncia
  • 37. Bernardino da Parma 1484
  • * Francesco da Perugia 1487 - muerto
  • 38. Bernardino Caimo 1487, ya presidente en 1478
  • 39. Bartolomeo da Piacenza 1489, elegido otra vez en 1496
  • 40. Francesco Suriano1493, elegido otra vez en 1512
  • 41. Angelo da Foligno 1495
  • * Bartolomeo da Piacenza 1496, ya Custodio en 1489
  • 42. Antonio Gozze de Regnis 1499
  • 43. Mauro de S. Bernardino 1501
  • 44. Luigi de Napoli 1504
  • 45. Bernardino del Vecchio 1507 - deja
  • * Francesco Suriano 1512, ya Custodio en 1493
  • 46. Nicolò de Tossignano 1514
  • 47. Zenobio de Firenze 1517
  • 48. Gabriele ? 1518
  • 49. Angelo de Ferrara 1519
  • 50. Giovanni 1528
  • 51. Mario de Messina 1532 - muerto
  • 52. Battista de Macerata 1532
  • 53. Tomaso de Norcia 1535 - muerto en la cárcel de Damasco en 1539
  • 54. Dionisio da Sarcognano 1541
  • 55. Felice de Venezia1543, vease 1545
  • 56. Giorgio Bosnese 1544
  • * Felice da Venezia 1545, Presidente y Custodio, vease 1543
  • 57. Bonaventura Corsetto Dalmata 1547
  • 58. Bonifacio Stefani de Ragusa 1551, vea 1564
  • 59. Antonio de Bergamo 1559
  • 60. Aurelio de Griano 1560
  • * Bonifacio Stefani de Ragusa 1564, ya Custodio en 1551
  • 61. Bernardino de Collestate 1565, presidente en 1568
  • 62. Girolamo de Fossato 1566
  • 63. Angelo de Portomaurizio 1568
  • 64. Gian-Francesco d’Arsignano Vicent. 1568 - prisionero de los turcos 1570, renuncia en 1571
  • 65. Antonio de S. Angelo 1571 - muere
  • 66. Geremia de Brescia 1572
  • 67. Giovanni da Bergamo 1580 - dejó después de unos meses
  • 68. Angelo Stella Veneto 1581 - muere en agosto de 1583
  • 69. Paolino Olivoli da Pisa 1584 - murió después de cuatro días de gobierno
  • 70. Accursio de Quinzano 1585
  • 71. Gian-Battista de Montegiano, 1588
  • 72. Francesco de Spello 1590 - muere en Mantova en 1593
  • 73. Felice Ranieri de Fratta 1593 - muere 15 días después, fue enterrado en el cementerio de los Armenios
  • 74. Gian-Francesco de Salandra 1593
  • 75. Evangelista de Gabiano 1597
  • 76. Francesco Manerba 1600
  • 77. Cesario de Trino 1603
  • 78. Gaudenzio Saibanti de Verona 1608
  • 79. Angelo de Messina 1612
  • 80. Basilio Basili de Caprarola 1616
  • 81. Francesco Dulcedo 1619
  • 82. Tomaso Obicini de Novara 1620 – deja
  • 83. Ambrogio da Pola, 1621 Custodio hasta el 1625 - vease 1651
  • 84. Francesco Spinelli 1622 - muere
  • 85. Sante de Messina 1625
  • 86. Diego de S. Severino 1628
  • 87. Paolo de Lodi 1632 - hasta el 1635
  • 88. Francesco de Cattaro Dalmata 1634 - muere
  • 89. Andrea d’Arco 1637
  • 90. Pietro Verniero de Montepiloso 1642
  • 91. Francesco Merisi de Como 1645
  • 92. Antonio de Gaeta 1648
  • * Ambrogio de Pola 1651
  • 93. Mariano Morone de Maleo 1652
  • 94. Eusebio Valles 1659 – muere en 1662 con 57 años
  • 95. Francesco M. Rhini de Polizio 1664
  • 96. Teofilo Testa de Nola, presidente y Custodio 1669
  • 97. Claudio Gavazzi de Lodi 1673 - muere en 1674
  • 98. Tomaso da Caltagirone 1675 - “se fue a Constantinopla y nunca volvió a su oficio"
  • 99. Giovanni Bonsignori 1675
  • 100. Pier-Marino Sormanni 1678
  • 101. Pier-Antonio Grassi de Cantù 1683 - muere 1685
  • 102. Angelico de Milano 1686
  • 103. Gregorio de Parghelia 1689
  • 104. Gian-Battista D’Atina 1691 - gobernó hasta el 1694
  • 105. Baldassare Caldera Milanese 1695
  • 106. Francesco da Santo Floro 1697 - gobernó hasta 
    el 1699
  • 107. Bonaventura de Majori 1701-1705 - muere en 1709
  • 108. Benedetto de Bari 1704 - se puso enfermo y cedió
  • 109. Costantino Ultorchi de Milano 1705 - muere 1705
  • 110. Gaetano Potestà de Palermo 1706 - sale para Italia en 1708
  • 111. Lorenzo Cozza de S. Lorenzo 1710 - hasta el 1715 - elegido Cardinal muere en 1729
  • 112. Giuseppe Maria de Perugia 1716 - durante tre años
  • 113. Gian-Filippo de Milano 1720 - muerto 1722
  • 114. Giacomo de Lucca 1722 presidente, desde 1723 Custodio hasta el 1728
  • 115. Andrea de Montoro 1730-1734
  • 116. Angelico de Gazolo 1735, reelegido en 1738
  • 117. Paolo de Laurino 1740-1743
  • * Giacomo de Lucca 1743, ya presidente y Custodio 1722 - deja
  • 118. Desiderio de Casabasciana 1744-1750 - vice custodio con privilegios de Custodio
  • 119. Prospero Zinelli de Brescia 1751-1754
  • 120. Pio de Mentone 1754
  • 121. Domenico de Venezia 1756-1761
  • 122. Paolo de Piacenza 1762-1767
  • 123. Luigi de Bastia 1767, presidente y Custodio - muere en 1771
  • 124. Valeriano Bellandi de Prato 1773 - gobernó durante 6 meses, murió en 1788
  • 125. Gian-Domenico de Levigliano 1773, nominado “hasta la muerte” en 1787 (14 anni)
  • 126. Placido de Roma 1795-1798
  • 127. Ladislao de Viterbo 1798 – muere
  • 128. Zenobio Puccini de Firenze 1801-1804
  • 129. Bonaventura de Nola 1805
  • 130. Giuseppe M. Pierallini de Pistoia 1808 - muere 1811
  • 131. Girolamo de Osimo 1815, muere 1815
  • 132. Salvatore Antonio de Malta 1817 - deja en 1819 y termina su gobierno en 1820
  • 133. Ugolino Cesarini de S. Marino 1820 - muere 1820
  • 134. Gian-Antonio de Rogliano Corso 1822 - muere en 1824
  • 135. Tomaso de Montasola 1825 - reelegido en 1827, regresa a Italia en el 1830
  • 136. Francesco d. Grotte di S. Lorenzo 1831 - reelegido 1834, deja y regresa a Italia
  • 137. Francesco Saverio de Malta 1835
  • 138. Perpetuo Guasco de Solero 1838 - Obispo en 1839, C. hasta 1840
  • 139. Cherubino Maria de Cori 1841 - muere 1843
  • 140. Cherubino de Civezza 1843, pres. y Custodio - deja el 24.5.1847
  • 141. Bernardino Trionfetti 1847 – en el 1856 fue nominado Min. Gen. por unanimidad de votos
  • 142. Bonaventura de Solero 1857-1863
  • 143. Serafino Milani de Carrara 1863-1873
  • 144. Gaudenzio Bonfigli de Matelica 1874-1880
  • 145. Guido Corbelli de Cortona 1880-1886
  • 146. Aurelio Briante de Buia 1886, vease 1894 - gobierna durante 8 meses y deja
  • 147. Giacomo Ghezzi de Castelmadama 1888-1894
  • * Aurelio Briante de Buia 1894-1900 ?*, ya custodio 1886
  • 148. Frediano Giannini 1900-1906
  • 149. Roberto Razzoli, 1906-1913
  • 150. Onorato Carcaterra 1913
  • 151. Serafino Cimino 1914-1918
  • 152. Ferdinando Diotallevi 1918-1925
  • 153. Aurelio Marotta 1925, nominado 4 veces presidente 1920-1924
  • 154. Nazzareno Jacopozzi 1931-1937